¿Dejarlo gradualmente o abruptamente? He ahí la cuestión.

(CNN) - La cantidad de adultos en Estados Unidos que actualmente fuma es del 14,9%, según las nuevas estadísticas del gobierno de la primera mitad de este año. Esta cifra es aún menor que la de un informe publicado tan solo la semana pasada y que descubrió que en 2014 el 16,8% de los adultos eran fumadores. Para asegurarnos, este es el porcentaje más bajo reportado desde que inició esta encuesta en 1997, cuando 24,7% de los adultos estadounidenses eran fumadores.

El nuevo cálculo de la National Health Interview Survey (Encuesta Nacional de Salud), publicada el martes por el Centro Nacional para Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) muestra la prevalencia del tabaquismo entre enero y junio de este año.

Entonces, ¿quién todavía sigue fumando 52 años después de que el director general de Salud Pública de Estados Unidos advirtiera por primera vez a la nación sobre los daños de encender un cigarrillo? Según el informe, más hombres que mujeres. Y el hábito parece ser más atractivo entre los individuos jóvenes, porque las personas entre 18 y 44 años (16,3%) y entre 45 y 64 (16,7%) son más propensos a fumar que las personas de 65 años o más. Cuando hacemos el desglose por razas, los no hispanos, blancos y negros (17%) fuman más que sus homólogos hispanos (9,7%).

Según los CDC, el éxito se debe a una combinación de las prohibiciones de fumar, el costo cada vez mayor (impuestos incluidos) de los cigarrillos y otros productos derivados del tabaco, campañas de concientización y un mayor acceso a las herramientas que pueden ayudar a los fumadores a dejar el hábito.

"Ellos trabajan para reducir la enorme carga sanitaria y económica del consumo de tabaco y la exposición al humo de segunda mano entre los estadounidenses", dijo Brian King, de la oficina de los CDC para el tabaquismo y la salud, en un comunicado de prensa.

Kas noticias son alentadoras para los funcionarios de salud, quienes esperan que el porcentaje de individuos que fuma disminuya al 12% o menos para 2020.

Además, hay muchísima motivación para llegar hasta allí. Según los CDC, 480.000 personas mueren en Estados Unidos cada año a causa de fumar cigarrillos y 42.000 de ellos son fumadores pasivos. Para aquellos que viven, la enfermedad relacionada con el tabaquismo cuesta 300.000 millones de dólares anualmente en Estados Unidos.