(CNNMoney) - ¡Chevrolet ganó! El Chevy Camaro ha sido nombrado como el "Auto del año" por la revista 'Motor Trend', mientras el modelo Colorado de la compañía se llevó el premio a la "Camioneta del año".

El personal de la revista eligió al Camaro, fabricado por General Motors, de un grupo de siete finalistas, entre ellos el Audi TT, el BMW Serie 7, el Honda Civic, el Mazda MX-5 Miata, el Mercedes-Benz GT S y el Toyota Mirai.

El Camaro "es uno de los vehículos de conducción más finos del mundo de cualquier precio, aunque su precio se encuentra dentro del alcance del consumidor promedio", dijo Edward Loh, editor en jefe de Motor Trend.

El Camaro que acaba de ser rediseñado es al menos 90 kilos más ligero que el modelo anterior. Está disponible con tres opciones de motor: un motor de cuatro cilindros turbo de 275 caballos de fuerza, un V-6 de 335 caballos de fuerza y un V-8 de 455 caballos de fuerza.

Es un auto "construido para los entusiastas de la conducción", dijo Motor Trend en una declaración.

El Chevrolet Colorado marca el reingreso de General Motors al mercado de camionetas de tamaño medio, una arena que Ford) y Fiat Chrysler ​​habían abandonado. La nueva camioneta Colorado y el parecido GMC Canyon han sido éxitos de ventas para GM.

Esto marca el segundo año en el que el Colorado ha ganado el máximo galardón de la revista. Para 2016, el camión ofrece un nuevo motor diésel de cuatro cilindros que le da al camión una fuerte potencia y todavía permite una economía de combustible en carretera de 49 kilómetros por galón.

Motor Trend también nombró al Volvo XC90 como la "Camioneta del año".

El Volvo XC90 es un crossover grande de camioneta de tres filas, impulsado por un pequeño motor de 2 litros y cuatro cilindros turbo y sobrealimentado, por lo que produce la sorprendente cantidad de 316 caballos de fuerza. Esta es parte de una nueva estrategia de ingeniería de producto de Volvo en la que un solo tamaño de motor, en sintonía con los requisitos de energía, se utiliza para una amplia variedad de vehículos.

Los vehículos que competían por los premios de Motor Trends fueron conducidos a lo largo de cientos de kilómetros antes de que los jueces eligieran a los ganadores.