(CNN Español) - Alrededor de 1.800 migrantes cubanos esperan dispersos en albergues y en los alrededores de la oficina de migración de la frontera entre Costa Rica y Nicaragua. Aguardan el permiso para que las autoridades nicaragüenses los deje ingresar y continuar su viaje a Estados Unidos.

Como medida de presión obstaculizan, de rato en rato, el paso de vehículos.

Aunque las autoridades costarricenses aseguran que se mantienen conversaciones con el vecino país, ya les advirtieron que la salida definitiva podría demorar varios días.

Los migrantes salieron de Cuba espoleados por una ola de rumores sobre la inminente desaparición de la Ley de Ajuste Cubano.

Costa Rica concedió el fin se semana visas temporales por una semana a centenares de cubanos para que pudieran atravesar el país y dirigirse a Nicaragua, desde donde continuarían su camino hacia Estados Unidos.

El ejército de Nicaragua bloqueó el paso los cubanos que habían ingresado al país desde Costa Rica a través del puesto fronterizo de Peñas Blancas. Decenas de camiones militares, helicópteros y autobuses repletos de policías llegaron al sitio.

Incertidumbre

A pesar de estar distribuidos en diferentes lugares, la incertidumbre y la angustia unen a miles de cubanos que esperan en la frontera de Costa Rica con Nicaragua el aval del gobierno de costarricense para ingresar y seguir su ruta a Estados Unidos.

Unos prefieren esperar al frente de la puerta principal de las oficinas de Migración costarricense en camas improvisadas hechas de cartón, otros en uno de los cuatro albergues y hay un tercer grupo que se mantiene cerca del mismo límite obstaculizando el paso de vehículos hacia la nación vecina.

La Dirección de Migración y Extranjería les explicó que su espera para ingresar a Nicaragua se prolongará horas o incluso días. Pero ellos confían en que la situación cambie pronto. Dayron Pavía, por ejemplo, dice que lo único que pide al gobierno nicaragüense es pasar, porque hay mujeres y niños y su situación es precaria.

Las autoridades costarricenses sostienen que se buscan soluciones, al tiempo que les explica cada medida que se toma.

Gladis Jiménez, subdirectora de esa dependencia, dijo a CNN que les insisten que lo mejor es esperar en albergues.

Una difícil escala en el éxodo

Según los datos más recientes de las autoridades, alrededor de 1.800 inmigrantes cubanos obtuvieron un permiso de paso por parte del Gobierno de Costa Rica, para que se trasladaran desde Panamá hasta Nicaragua, en su viaje a Estados Unidos.

El éxodo empieza en Ecuador, donde los cubanos no requieren visa para ingresar. Sin embargo, en Nicaragua el ejército los hizo regresar utilizando gases lacrimógenos.

Managua acusa a Costa Rica de lanzar de forma irresponsable, a sus puestos fronterizos, migrantes en condiciones irregulares, así lo expresó en un comunicado de prensa. Por su parte la cancillería costarricense aseguró a CNN que Costa Rica no es la causa ni el origen de esta situación y que el país velará por los derechos humanos de los migrantes hasta que se encuentre una salida a la situación.