CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Clima

¿Quién es el chico de 15 años que está demandando a Obama por el cambio climático?

Por John D. Sutter

El columnista de CNN John D. Sutter está reportando sobre un número pequeño –2 grados– que puede tener un enorme efecto en el futuro. Él agradecería tu ayuda. Dile cómo el cambio climático puede afectarte de manera personal y podrías ser parte de la cobertura de CNN. También puedes suscribirte al boletín “2 degrees” (2 grados) o seguirlo en Facebook, Twitter y Instagram. En Snapchat él es jdsutter. Tú puedes darle forma a esta cobertura.  

París (CNN) —  Xiuhtezcatl Tonatiuh se convirtió en activista del cambio climático a la edad de 6 años cuando vio un documental sobre el medio ambiente. Le pidió a su mamá que encontrara una manera para que él pudiera hablar en una concentración.  

@jdsutter: “Conocí a este chico el otro día en París. Ahora tiene 15 años y está demandando a la administración de Obama por el cambio climático”.

Ahora ya con 15 años, el chico con el cabello largo de Colorado, es uno de los 21 jóvenes activistas que se unen al científico climático James Hansen en la demanda contra el gobierno de Obama por no abandonar los combustibles fósiles.  

“Son básicamente un montón de niños diciendo que no estás haciendo tu trabajo”, me dijo en la cumbre del cambio climático U.N COP21 en París. “Estás perdiendo, sabes. Eres un completo fracaso”.  

“Te estamos pidiendo que rindas cuentas por tu falta de acción”.  

No estoy seguro de cuál será el resultado de su demanda (aunque está claro que la industria de los combustibles fósiles se siente amenazada por ella; al parecer está tratando de conseguir que la acción legal sea desestimada), pero la voz de Tonatiuh es esencial, ya que más de 140 líderes mundiales y miles de expertos en políticas y periodistas se reúnen aquí para la cumbre más importante sobre el cambio climático en la historia.  

Él es parte de la “generación que más tiene que perder”, me dijo.  

El lunes, después de que la cumbre del clima abrió con una singular versión de la alfombra verde de los premios de la Academia, con presidentes arrastrándose fuera de autos lujosos y esperando sesiones fotográficas (¿¡por qué ninguno de ellos llegó montando bicicleta!? Me habría encantado eso), el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, uno de los acusados en la demanda del quinceañero, dio uno de los discursos más esperados de la cumbre.  

“He venido aquí personalmente, como el líder de la mayor economía del mundo y el segundo mayor emisor, para decir que Estados Unidos no solo admite su papel en la creación de este problema, sino que aceptamos nuestra responsabilidad de hacer algo al respecto”, dijo Obama.  

“Durante los últimos siete años, hemos hecho inversiones ambiciosas en energía limpia y reducciones ambiciosas en nuestras emisiones de carbono. Hemos multiplicado tres veces la energía eólica y más de veinte veces la energía solar, con lo que hemos ayudado a crear partes de Estados Unidos en donde estas fuentes de energía limpia son finalmente más baratas que la energía más sucia y convencional.  Hemos invertido en eficiencia energética en todas las formas imaginables. Hemos dicho que no a la infraestructura que obtiene combustibles fósiles de alto carbono de la tierra, y hemos dicho que sí a la primera serie de normas nacionales que limitan la cantidad de contaminación de carbono que nuestras plantas de energía pueden liberar en el cielo”.  

También se esperaba que Obama se uniera al multimillonario Bill Gates para anunciar un grupo internacional de inversionistas y gobiernos para financiar el desarrollo de tecnologías de energía limpia.  

Veo eso como un desarrollo muy alentador.  (Y tengo que hacerle a Gates una de las preguntas que ustedes enviaron a través Snapchat… busca más sobre el tema en breve).  

Pero Tonatiuh, a quien conocí durante el fin de semana, predijo más o menos lo que Obama diría. Cuando era un niño de 8 años de edad (este chico es el Doogie Howser del activismo climático, lo juro, y, sí, sé que la referencia a un programa de televisión de la década de 1980 evidencia mi edad) hizo campaña a favor de Obama. Pero actualmente, a la mitad de su adolescencia, se está mostrando ansioso. Él sabe que la administración de Obama ha presionado para hacer que los vehículos sean más eficientes y para limpiar las centrales eléctricas a base de carbón. Él ha visto el pacto climático del país con China, con los dos contaminadores más grandes del mundo comprometiéndose –y esto habría sido inaudito hace no muchos años– a ralentizar y revertir sus emisiones de gases en el calentamiento global.  

Pero también sabe que no es suficiente para cumplir con la meta del mundo de limitar el calentamiento a 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.   Para hacer eso, tenemos que abandonar los combustibles fósiles por completo.  

Como Obama “ha dicho antes, el cambio climático es uno de los problemas más acuciantes de nuestro tiempo”, me dijo Tonatiuh. “Que desea ver la ralentización de los mares crecientes mientras tenga vida. Todos hemos visto ese discurso… hablar es sencillo. Quiero ver acciones concretas y promesas concretas de parte de nuestro país… y compromisos para la acción respecto al cambio climático”.  

Ten en cuenta que él únicamente tiene 15 años.  

Pero ya está pensando en sus hijos.  

“La razón por la que estamos luchando por esto es debido al mundo en el que queremos crecer y el mundo en el que queremos que crezcan nuestros hijos, nietos y bisnietos”, dijo. “Esta no es una causa egoísta. No estamos en esto por razones políticas ni por razones financieras… estamos en esto debido a la manera en que esto afecta el estado del planeta que queremos que nos dejen. Yo diría que esa es la causa más noble: dejarle a nuestros hijos un planeta mejor que el planeta en el que vivimos en la actualidad. Estamos haciendo nuestra parte. Necesitamos que los líderes políticos den un paso adelante y hagan su parte”.  

El primer día de la cumbre COP21 estaba repleto de aquello de lo que Tonatiuh y muchos otros activistas están hartos: pláticas. “Tenemos el conocimiento, las herramientas y el dinero… se requeriría tan solo del 1,7% del consumo anual mundial para ponernos en el camino adecuado hacia las bajas emisiones de carbono para 2030”, dijo el príncipe Carlos del Reino Unido. “La ciencia es clara”, dijo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. “Incluso un aumento de 2 grados tendrá graves consecuencias para la seguridad alimentaria y el agua, la estabilidad económica y la paz internacional. Es por eso que necesitamos un acuerdo universal significativo aquí en París”.  

Es absolutamente necesario ese acuerdo.  

Y, por supuesto, la discusión tiene prioridad.  

Me siento optimista en cuanto a que estas conversaciones tendrán éxito donde tantos han fracasado. (La razón por la que la cumbre se llama COP21 es que esta es la vigesimoprimera ocasión en que hemos hecho esto). Pero estoy tan contento de que, a pesar de la prohibición de París sobre manifestaciones masivas tras los ataques terroristas del 13 de noviembre, los jóvenes inteligentes como Tonatiuh, quien es un artista de hip-hop y activista inspirado en las tradiciones aztecas, estén aquí para prestarle sus voces al proceso.  

“Que no haya duda”, dijo Obama el lunes, “la próxima generación está observando lo que hacemos… quiero que nuestras acciones demuestren que estamos escuchando”.  

“Porque creo, en palabras del Dr. Martin Luther King Jr.”, continuó: “que no hay tal cosa como que sea demasiado tarde. Y cuando se trata del cambio climático, esa hora ya casi está aquí”.  

Nadie tiene más interés en eso que los jóvenes como Tonatiuh.  

Aquellos de nosotros, además de nuestros adolescentes, debemos escuchar y mirar hacia adentro.  

¿Acaso nuestras acciones son suficientes para que podamos decirle a las generaciones futuras: Hicimos todo lo que pudimos para frenar esta crisis arrolladora… para salvar a países como las Islas Marshall del aumento del nivel del mar; para evitar las innecesarias olas de calor, sequías e incendios forestales; para asegurarnos de que millones no caigan en la pobreza y ver fracasar sus cultivos debido a nuestra codicia?

Si no lo hacemos, ¿qué dice eso de nosotros?