CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cine

La increíble manera en la que Star Wars honrará la memoria de una pequeña fan que murió

Por HLN

(HLN) —  Cuando veas Star Wars: El despertar de la fuerza, te darás cuenta de que hay una versión rosada de R2-D2 en la película.

El nombre del androide R2-KT, y a primera vista parecería una amiga de R2-D2. Pero la aparición de este robot rosado tiene una historia mucho más interesante. En realidad fue creado para ayudar a una niña en sus dolorosos últimos días hace más de una década, y el hecho de que aparezca en la película es una gran forma de rendirle homenaje.

El nombre de la niña era Katie Johnson. En noviembre de 2004, la menor de 6 años fue diagnosticada con un tumor en el cerebro. Katie amaba Star Wars, así como su familia –su padre, Albin Johnson, es el fundador de la Legión 501, una organización internacional de fanáticos que construyen réplicas de los disfraces de las películas y trabajan con la caridad. El padre y la hermana de Katie, Allie, tuvieron la idea de crear un androide especial para vigilar a la niña durante ese difícil momento.

En una entrevista telefónica con HLN, Andy Schwartz, miembro del Club de Constructores de R2, explicó cómo nació el pequeño robot rosado.

“Albin conoció a mi esposa en un evento en 2005, y se unió al club poco después. Tomamos la decisión de que construir este robot sería un proyecto grupal. El que pudiera donaría partes o dinero. Alrededor del mundo, miembros del club recolectaron partes y las reunieron para enviárselas a Jerry Green en Boston, que dijo que armaría y completaría el robot para enviárselo a Katie”.

Green grabó el proceso de construcción, que se puede ver en el sitio web de R2-KT. Pero en pleno proyecto llegaron las malas noticias: la condición de Katie empeoraba rápidamente, pero su robot apenas estaba a mitad de camino. Ahí fue cuando Schwartz tuvo otra idea.

“Repinté mi propia unidad de R2 para que ella pudiera tenerla en sus últimos días”, afirmó. “Estuvo con ella en su habitación cada noche hasta el final”.

Katie murió en agosto de 2005. Sin embargo, el propósito de R2-KT apenas había comenzado. La unidad en la que el Club de Constructores había trabajado finalmente fue terminada en 2006. Hoy, esa unidad sigue llevando alegría en convenciones, hospitales de niños y eventos de caridad, y ahora en la nueva película de Star Wars.