(CNN) - Chennai, una ciudad de 4,6 millones de personas en la costa sudeste de la India, se está recuperando de algunas de las lluvias más fuertes y más mortales en décadas.

Ahora, a medida que las aguas parecen retroceder, un esfuerzo masivo de socorro está en marcha con la participación de celebridades como Anil Srinivasan, un pianista clásico, y gente anónima que simplemente quiere ayudar.

"Esto es algo de una película de megadestrucción", dijo Srinivasan, quien vive en las afueras de la ciudad de Nungambakkam. "Es extraño e irreal".

Desde octubre, las inundaciones mataron a por lo menos 272 personas en la región, según la Fuerza Nacional de Respuestas a Desastres. Alrededor de 28.000 personas tuvieron que ser rescatadas. La inundación dejó sin servicios públicos, dejó a las personas varadas e hizo que fuera común ver pequeñas embarcaciones en las calles de la ciudad.

El Comité Nacional de Manejo de Crisis dijo recientemente que el 90% de la ciudad tiene energía y que los autobuses están funcionando nuevamente. Los servicios telefónicos aún no son completamente funcionales. El servicio de trenes es irregular pero debería funcionar normalmente a partir del lunes.

Últimamente, el clima reciente ha sido especialmente difícil.

Precipitaciones que establecen nuevos récords

A principios de diciembre, 397 milímetros de lluvia cayeron durante un período de dos días en Chennai. En noviembre, 1.196 milímetros de lluvia cayeron, según CNN Weather, más de tres veces la precipitación promedio mensual de 353 milímetros.

La inundación provocó un espíritu de ayuda entre los residentes de Chennai, alguna vez conocida como Madrás y la quinta ciudad más grande de la India. La restauración del servicio de Internet demostró ser esencial para los esfuerzos de socorro.

"El valor del acceso Wi-Fi no puede ser subestimado", dice Sharanya Manivanan de Chennai. "Las líneas telefónicas estuvieron caídas durante días, pero aquellos con acceso a Internet lograron que esto sucediera".

Ella dijo que las personas comenzaron a recolectar alimentos y otros suministros sin saber cómo serían distribuidos. Otros habían desafiado las aguas para llegar a los centros de acopio.

"Ha sido la gente en todo momento, el ciudadano promedio de Chennai", dijo Manivanan.

Esfuerzos de socorro locales

Los trabajadores de tecnología crearon un sitio de colaboración abierta llamado www.chennairains.org para que la gente pudiera encontrar fuentes de alimento y refugio utilizando sus teléfonos inteligentes o computadoras.

Voluntarios como Balaji Mohan prepararon tres comidas al día para las personas que no tenían acceso a alimentos o agua limpia. Los voluntarios han cocinado, empacado y distribuido alimentos a unas 7.000 personas.

Srinivasan estableció un centro de ayuda llamado "Find and Provide" (Busca y provee) en Gopalapuram, en el centro de Chennai, donde se almacenan los suministros que provienen de Bangalore y Bombay. Los grupos privados han creado cientos de otros centros similares, dijo.

La falta de servicio de telefonía e Internet hizo que los parientes fuera de la India se preocuparan por sus seres queridos.

Bala Sundaram de Atlanta dijo que no obtuvo información alguna sobre sus padres durante casi 72 horas.

"El vecino de mis padres le informó a mi hermana en Bangalore que se encontraban bien y nos liberó de la tensión", dijo Sundaram. "La red de personas ha sido muy fuerte, lo cual ha ayudado a la ciudad más que cualquier otra cosa".

Maya Harita, quien vive en un suburbio en las afueras de Atlanta, recurrió a Facebook para obtener ayuda para sus ancianos padres en Chennai. Tuvieron que trasladarse al piso de arriba para escapar del aumento del nivel del agua.

"Toda la casa está destrozada y todos sus aparatos, equipos, camas, sofá y pertenencias han sido destruidas", dijo Harita. "Todo lo que queda es un montón de barro, insectos y serpientes".

Muchas personas aprovecharon la función "verificación de seguridad" en Facebook, la cual permitió que sus familiares fuera del país supieran que estaban a salvo.

Se espera reanudación del servicio aéreo

El ejército indio rescató a miles de personas que quedaron varadas sin energía, electricidad o agua, dijo Srinivasan. Él dijo que los grupos privados, como el Madras Boat Club y el Tamil Nadu Sailing Association también han ayudado, así como los pescadores locales.

El hecho de que se reanude el servicio aéreo por completo a Chennai debería facilitar que lleguen las donaciones de los países extranjeros.

Se espera que la mayoría de aerolíneas reanuden el servicio normal el domingo en el Aeropuerto Internacional de Chennai, una amplia puerta de entrada al sur de la India y uno de los aeropuertos más concurridos del país.

Algunos servicios de transporte aéreo habían cancelado sus vuelos a causa de agua en la pista. Varias aerolíneas, incluyendo a TruJet, SpiceJet, IndiGo y Air India, habían desviado sus vuelos hacia Arakkonam, un aeropuerto militar cercano a un poco más de 88 kilómetros al oeste de Chennai, de acuerdo con el gobierno del Estado de la India.

"El agua potable es un megaproblema, luego la comida preparada de cualquier tipo, seguida por la leche y los alimentos para bebés", dijo Srinivasan. "También se necesitan otros suministros como mantas y toallas sanitarias".