(CNN) - Musulmanes estadounidenses rechazaron la propuesta de Donald Trump de prohibirle a los musulmanes la entrada al país refiriéndose a ella como "insensata" y antiestadounidense" y predijeron que va a ser utilizada como una herramienta de reclutamiento para los grupos extremistas como el Estado Islámico.

"Donald Trump suena más como el líder de una turba de linchadores que de una gran nación como la nuestra", dijo Nihad Awad, director ejecutivo del Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas.

El principal candidato del Partido Republicano está "jugando a favor de" ISIS, dijo Awad, al poner a los estadounidenses unos contra otros.

Trump, quien anteriormente ha exigido que se vigilen las mezquitas y dijo que estaba abierto a establecer una base de datos para todos los musulmanes que viven en Estados Unidos, hizo su último controvertido anuncio en un comunicado de prensa.

Su mensaje viene tras un tiroteo masivo mortal en San Bernardino, California, por presuntos simpatizantes de ISIS y el día después de que el presidente Barack Obama le pidió al país que no "se vuelvan unos contra otros" por miedo.

Trump dijo en el comunicado: "Hasta que no seamos capaces de determinar y comprender este problema y la peligrosa amenaza que plantea, nuestro país no puede ser víctima de los horrendos ataques de personas que creen solo en la yihad y que no tienen ningún sentido de la razón o respeto por la vida humana".

"No hay lugar para una persona que quiere ascender en su agenda política por encima de los mismos valores en los que este país fue fundado", dijo Oussama Jammal, secretario general del Consejo Estadounidense de Organizaciones Musulmanas.

El lunes más temprano, el secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, visitó una mezquita en Virginia, donde instó a los estadounidenses a no manchar a todos los musulmanes con la brocha terrorista.

"La sumamente abrumadora mayoría de musulmanes estadounidenses y musulmanes a nivel mundial, son hombres, mujeres y niños de paz, quienes buscan vivir sus vidas en paz y no quieren tener que ver nada con el terrorismo. Quien no entienda esto no entiende el islam", dijo Johnson durante una breve visita en el Adams Center, una mezquita y centro comunitario en Reston, Virginia.

Cuando le preguntaron sobre el plan de Trump, Johnson objetó y dijo que no hacía comentarios acerca de los candidatos políticos. Pero los líderes religiosos estadounidenses no dudaron en criticar al candidato favorito del Partido Republicano.

"Cualquier persona que se preocupa un ápice por la libertad religiosa debe denunciar esta retórica insensata y demagoga", dijo Russell Moore, presidente la Comisión de Ética y Libertad Religiosa de la Convención Bautista del Sur.

"El gobierno debe cerrar las fronteras a cualquier persona que sea sospechosa incluso de una participación pasajera con cualquier célula radical o red terrorista. Pero el gobierno no debe penalizar a las personas que respetan la ley, especialmente los que son ciudadanos estadounidenses, por mantener sus convicciones religiosas".

Jonathan A. Greenblatt, director ejecutivo de la Liga Antidifamación, calificó el plan de Trump como "profundamente ofensivo".

"En la comunidad judía, todos sabemos muy bien lo que puede suceder cuando un grupo religioso en particular se destaca por los estereotipos y chivos expiatorios. También sabemos que este país no tiene que ceder ante el miedo y darle la espalda a sus valores fundamentales, incluso en un momento de gran crisis".

Corey Saylor, portavoz del Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas, dijo que no estaba sorprendido por la propuesta de Trump.

"Sin embargo, me preocupa que alguien que ha abandonado tan enteramente los valores estadounidenses vaya tan alto en las encuestas".