CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
África

Arrestan a sospechoso del genocidio en Ruanda tras 21 años en fuga

Por Radina Gigova

(CNN) — Uno de los fugitivos más buscados en conexión con las atrocidades cometidas durante el genocidio de Ruanda en 1994 ha sido detenido después de pasar 21 años en fuga, anunció la Organización de las Naciones Unidas.

Ladislas Ntaganzwa, de 53 años, fue arrestado en la República Democrática del Congo y ahora está a la espera de ser transferido a Ruanda, le dijo el fiscal del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) al Consejo de Seguridad de la ONU.

Ntagagzwa fue acusado por el TPIR por genocidio, crímenes contra la humanidad y otra serie de violaciones al derecho internacional humanitario.

Se trata de un exalcalde y presidente del Movimiento Republicano Nacional para la Democracia y el Desarrollo (MRND); Ntaganzwa ha sido acusado de ser uno de los principales instigadores del genocidio en su prefectura, donde fueron asesinados miles de tutsis y hutus moderados. También lo acusan de organizar violaciones y violencia sexual en contra de las mujeres.

Ntaganzwa era uno de los nueve fugitivos —junto con Félicien Kabuga, Augustin Bizimana, Protais Mpiranya, Fulgence Kayishema, Pheneas Munyarugarama, Aloys Ndimbati, Ryandikayo, y Charles Sikubwabo— para los que se ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por información que conduzca a su captura. El resto de los fugitivos siguen en libertad.

En 1994, casi 800.000 personas perdieron la vida en la matanza que se llevó a cabo durante tres meses. Se calcula que 300.000 de las víctimas del genocidio fueron niños. Además, 95.000 niños quedaron huérfanos.

Los extremistas hutu en Ruanda atacaron a la minoría étnica de los tutsis y hutus moderados; en algunos casos mataron familias en sus casas y quemaron iglesias con personas dentro.

La violencia estalló después de que un avión que transportaba al entonces presidente Juvenal Habyarimana, quien pertenecía a la etnia hutu, fuera derribado el 6 de abril de 1994.