(CNN) - En un hogar sencillo de un limpio barrio de Estambul, puedes escuchar a los inquilinos mucho antes de que los veas.

Te saludan con más cariño y afecto del que puedes asimilar. Excepto un compañero muy pequeño, el cual saluda a los desconocidos enseñando los dientes y ladrando hasta que dejas de mirarlo a los ojos.

En última instancia, todos ellos quieren dos cosas.

"No pueden hablar. No roban. Solo quieren comida y afecto".

Yasemin Baban sabe exactamente lo que quieren, porque ella ha pasado la última década rescatándolos de las calles y bosques de Estambul. Baban se ha propuesto como su misión encontrar hogares para los perros extraviados, no importa a dónde la lleve a ella o a los animales.

"He dedicado mi vida a salvar perros, gatos y animales domésticos aquí", dijo Baban.

En un extraño giro del destino, ella ha encontrado hogares para docenas de perros a un poco más de 9.656 kilómetros de Estambul ... en Estados Unidos. Específicamente, Atlanta.

"Es increíble. Se siente como un sueño", dijo Baban.

Un perro callejero camina en la plaza Taksim, Estambul.

Un perro callejero camina en la plaza Taksim, Estambul.

'Llorar no es suficiente'

Todo comenzó hace 10 años, cuando Baban volvió a su país de origen, Turquía, después de vivir en el extranjero. Fue a un refugio de perros y su respuesta, luego de tan solo unos momentos después de ver a los perros apiñados en jaulas sobre pisos de concreto, fue emocional.

"Yo iba llorando cuando dejé el refugio. Después fui otra vez y lloré. Y dije: 'Llorar no es suficiente... alguien tiene que hacer algo'. Entonces empecé como voluntaria en refugios", dijo.

Tras un tiempo, se enteró de un nuevo fenómeno. En Estambul se había vuelto popular, incluso de moda, poseer uno de los perros de la raza más amistosa, los golden retriever. Pero resulta que solo los cachorros eran populares. Cuando los perros crecían, las cosas cambiaban.

"Esa es una historia desafortunadamente trágica", dijo Ahmet, quien ayuda a rescatar perros junto a Baban. "Ellos los compran en la tienda de mascotas y cuando crecen, es difícil de mantenerlos en sus casas, así que solo dejan al perro en el bosque o en las calles. Desafortunadamente esa es la razón por la que hay tantos".

Lo peor aún, dice, es que a diferencia de los perros callejeros comunes que saben cómo conducirse por las calles, encontrar comida y luchar por un espacio propio, los golden retriever simplemente no pueden arreglárselas por sí solos afuera.

"Ellos están demasiado acostumbrados a estar con su familia humana. No son agresivos, son gentiles y no pueden sobrevivir bien en el frío", dio Ahmet.

Así que Baban y luego Ahmet, junto con otros voluntarios y entrenadores de perros, se dieron a la tarea de empezar a reunir a los golden retriever, junto con otros perros, y a refugiarlos en sus hoteles destinados para perros.

'Adopt a Golden Atlanta' busca hogar para los labradores golden retriever en Estados Unidos.

'Adopt a Golden Atlanta' busca hogar para los labradores Golden Retriever que vienen de Turquía en Estados Unidos.

'Perros de Turquía' hacia Estados Unidos

Casualmente, Baban se topó con un amigo estadounidense, también amante de los animales, y supo que los estadounidenses tienen un apego especial por los golden retriever.

"Ellos los aman... Existen incluso listas de espera para los golden en los lugares de rescate. Así que no es como que ningún golden vaya a ser adoptado. Con el tiempo, todos ellos consiguen ser adoptados", dijo.

Baban encontró una socia en Estados Unidos, con quien hizo una combinación perfecta. Hasta el momento, Adopt a Golden Atlanta (AGA) ha recibido 123 perros desde Estambul. Ellos los han llamado cariñosamente "perros de Turquía".

"Seguimos ayudando a cada golden retriever del que tenemos conocimiento", dijo Lauren Genkinger, presidenta de AGA, en un video en línea. "No importa si están en Georgia, las Carolinas, Nueva York o donde quiera que estén. Nunca vamos a dejar que un golden retriever muera en un refugio si tenemos conocimiento de ello".

Pero Baban y sus amigos rescatistas de perros turcos tienen algunos críticos sumamente inflexibles. Baban dice que debido a falsos rumores, ella ha sido amenazada por el trabajo que hace.

"Alguien que no conoce su trabajo ha levantado rumores de que los perros están siendo enviados a Estados Unidos para ser usados en experimentos o para enviarlos a refugios donde practican la eutanasia. Sencillamente no es cierto", dijo Baban.

La larga historia de los perros callejeros de Estambul

Para entender la ira y la desconfianza de los que han amenazado a Baban y a sus voluntarios, tienes que entender un poco acerca de los vínculos entre Estambul y sus perros.

Los perros tienen un lugar en la historia de esta ciudad. Estambul se ha sostenido a través de muchos conquistadores y también lo han hecho sus perros callejeros. Desde la época otomana hasta ahora, los perros callejeros han sido una parte tan importante de la estructura de esta ciudad como el Bósforo. Mark Twain no los pudo dejar de notar cuando visitó Estambul en 1897 y mencionó la miserable condición de los perros callejeros en su libro de viaje "Los inocentes en el extranjero".

Los tiempos han cambiado... más o menos. Los perros callejeros se ven bien alimentados en algunas partes de la ciudad; en ocasiones, incluso se les acoge en los restaurantes de barrio cuando caminan hacia los clientes que están bebiendo café turco en el exterior. A algunos incluso se les permite sentarse junto a las personas. Bastantes personas en la ciudad consideran a los perros como parte de su gran familia de Estambul, tanto así, que están dispuestos a luchar por ellos.

En 2012, miles de personas marcharon por las calles de Estambul y otras ciudades para detener la aprobación de una versión actualizada de la Ley de Protección Animal No. 5199 de Turquía. Los cambios a la ley habrían permitido que las ciudades capturaran y sacrificaran a algunos de los perros callejeros que vagan por las calles sin ser reclamados, pero al parecer, no faltos de amor. Solo las estimaciones de las cantidades de perros callejeros en Estambul oscilan desenfrenadamente entre 70.000 y 150.000. Nadie sabe exactamente cuántos hay, pero son inevitables. Parecen estar en todas partes.

Residentes en Estambul dejan comida en las calles para los perros callejeros. (Crédito: Sara Sidner/CNN)

Residentes en Estambul dejan comida en las calles para los perros callejeros. (Crédito: Sara Sidner/CNN)

Después de las protestas, la ciudad cambió de estrategia. Ahora Estambul trabaja en la captura y el etiquetado de los perros, verificando si son agresivos. Si no lo son, se supone que la ciudad debe liberarlos nuevamente en los barrios en donde normalmente deambulan.

No están tan sanos como parecen

Pero muchos terminan en las zonas boscosas que rodean Estambul. El hecho de que muchos se vean relativamente bien alimentados y que no sean agresivos con las personas, no significa que todo está bien. Baban está tratando de llevar ese mensaje a través de todos aquellos que piensan que ella está manejando algún negocio con los perros o que tiene motivos ocultos.

"De los perros que hemos rescatado y que volaron a Estados Unidos en el pasado, aproximadamente el 40% tenía dientes rotos y sus nervios estaban expuestos en sus bocas. Imagínate cuánto dolor soportan", dijo Baban. Un perro no puede hablar y las personas creen que están en buenas condiciones... pero no lo están. Ellos aquí no tienen la oportunidad de ser examinados por un médico en sus hogares de acogida o en refugios".

Allí es donde Adopt a Golden Atlanta entra en acción. En Turquía, Baban y sus voluntarios se aseguran de que los perros tengan un microchip para identificarlos, que sean esterilizados o castrados y que cuenten con un certificado de buena salud para ser enviados en jaulas y trasladados a Estados Unidos.

Una vez que llegan a AGA, se les proporciona toda la atención médica que necesiten, lo cual puede resultar bastante caro. La organización benéfica depende de los donantes para mantenerse a flote, y tú puedes seguir el progreso de un perro en línea.

"No puedo agradecerles lo suficiente, así como también a las... personas estadounidense que los adoptan", dijo Baban.

Intentan ayudar también a otras razas

El programa se ha hecho tan popular que otros refugios para perros golden retriever en Estados Unidos también están recibiendo "perros de Turquía". Hasta ahora, más de 200 han sido mandados desde Estambul.

En el "hotel de perros" en Estambul, han llegado más provenientes de las calles y de los bosques. Y estos son solo algunos de los perros provenientes de las calles.

"Son perros muy cariñosos y sociales, y si podemos salvarlos ahora, ¿por qué no hacerlo?", dijo Baban.

Ella también está tratando de encontrar hogares para otras razas que son abandonadas en gran número, como los pastores alemanes y una variedad de perros utilizados para la caza. Ella sabe que es probable que su trabajo nunca termine.

Baban no es ajena a que existen seres humanos, es decir, refugiados sirios que también se reúnen en grandes cantidades en las fronteras y en las calles de su país, y a quienes también les encantaría una oportunidad de ir a Estados Unidos. Cambiar esto simplemente va más allá de su alcance individual. Pero ella dice que ayudar a los animales abandonados sí está a su alcance.

"Un perro no puede hablar, no puede decir la razón por la que está sufriendo. Un perro no sabe mendigar. Un humano, en el peor de los casos, al menos puede robar para mantenerse vivo. Los humanos pueden darse a entender. Un perro no tiene posibilidades en una ciudad como esta", dijo Baban.