Integrantes de la Fuerza Aérea transfieren los restos de uno de sus compañeros fallecidos en Afganistán, tras su llegada a la Base Aérea de la Guardia Nacional de New Castle, en Delaware (Crédito: Mark Wilson/Getty Images).

(CNN) - Joseph Lemm regresó de un despliegue en Afganistán hace dos años para sorprender a su familia, mientras que su hija adolescente participaba en un concurso de canto en un local de hamburguesas de Nueva York.

Como veterano de la policía de Nueva York y de la Guardia Nacional, Lemm no había visto a su hija Brook, en ese entonces de 14 años, a su hijo Ryan, en ese entonces de 2 años, ni a su esposa, Christine, durante casi un año, informó News12, afiliada de CNN.

Además de ponerse al día con sus seres queridos, Lemm tenía otras cosas simples en su mente: "Pizza. No podía esperar a comer pizza y una buena hamburguesa estadounidense. Algo que no esté congelado antes de llegar a ti, eso es lo que estoy deseando", le dijo a la estación.

El miércoles, en todos los edificios gubernamentales del estado de Nueva York ondearán banderas a media asta en honor del sargento especializado de la Guardia Aérea Nacional de Nueva York, Joseph Lemm, y otros cinco miembros del servicio de la OTAN que murieron dos días antes en un ataque con una motocicleta bomba en Bagram, Afganistán.

Las banderas también ondearán a media asta en los edificios gubernamentales de la ciudad de Nueva York, de acuerdo con el alcalde Bill de Blasio.

"El sargento, Joe Lemm, sirvió a esta nación con la abnegación y valentía que encarna a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y a la Policía de Nueva York", dijo Cuomo en un comunicado.

"En nombre de todos los neoyorquinos, extiendo mis más profundas condolencias a su familia, amigos, compañeros y miembros del servicio".

Lemm, de 45 años de edad, era un veterano que trabajó para la policía de Nueva York durante 15 años y quien fue promovido a detective en enero del 2014, sirviendo en el escuadrón de la orden de Bronx, según un comunicado del comisionado de la Policía, Bill Bratton.

Como miembro de la policía de Nueva York, Lemm se desplegó en tres ocasiones, dos veces en Afganistán y una vez en Iraq.

Joseph Lemm.

Lemm —un residente de West Harrison, Nueva York, asignado al Escuadrón de las Fuerzas de Seguridad No. 105, el cual es parte de la 105a. Ala Aerotransportada de la base de la Guardia Aérea Nacional de Stewart en Newburgh— deja atrás a su esposa y a sus dos hijos.

Otros identificados

El martes, la Fuerza Aérea identificó en un comunicado de prensa a las seis personas que murieron, detallando sus edades, lugares de origen y unidades.

Entre ellos se encontraba la mayor Adrianna Vorderbrüggen de la Fuerza Aérea. Una pionera en la protesta contra la política anterior de los militares "no preguntes, no digas", ella fue una de las primeras de los miembros del servicio abiertamente homosexuales en contraer matrimonio después de que la política terminara en el 2011. El grupo Military Partners and Families Coalition confirmó su muerte en su página de Facebook.

La mayor de la Fuerza Aérea, Adrianna Vorderbrüggen, derecha, aparece en la fotografía con su esposa, Heather Lamb.

"La mayor Vorderbrüggen deja atrás a su esposa, Heather, y a su hijo, Jacob", dijo el grupo. "Nos consuela el hecho de saber que Heather y Jacob ya no están en las sombras y gozarán de los derechos y las protecciones que le corresponden a cualquier familia militar estadounidense mientras que superan este momento increíblemente difícil de sus vidas".

Ella tenía 36 años de edad.

Otro miembro del servicio que fue asesinado el lunes pertenecía a la base de la Guardia Aérea Nacional de Stewart, de acuerdo con el ejecutivo del condado de Orange, Steven Neuhaus. Él no fue identificado, pero CNN habló con Diana Bonacasa, quien dijo que su hijo, Louis Bonacasa, había muerto. Louis Bonacasa, de 31 años de edad, estaba en su cuarto período de servicio en la región.

Él estaba casado y tenía un niño de 5 años.

"Nunca he visto a un hombre amar a su familia de la manera que él amaba la suya", dijo Diana Bonacasa.

Ella dijo que su hijo, quien vivía en Manorville, Nueva York, se sentía orgulloso de servir a su país y era un "hombre de integridad".

Él se había unido a los militares hace 14 años luego de que Estados Unidos invadiera Afganistán. Él le dijo a su madre que quería unirse a las fuerzas de operaciones especiales de la Fuerza Aérea, pero no podía a causa de problemas de visión.

Chester McBride, quien se graduó de la Escuela Secundaria de Statesboro en el 2003 en Georgia, también fue identificado el martes como uno de los miembros del servicio que murieron en la explosión, según informe de WSAV, afiliada de CNN. McBride, de 30 años de edad, era un graduado de la Universidad Estatal de Savannah, según le dijo su familia a la estación.

La Fuerza Aérea identificó a los demás muertos como el sargento Michael A. Cinco, de 28 años de edad, de Mercedes, Texas, y al sargento Peter W. Taub, de 30 años, de Filadelfia.

Terrorista en motocicleta

Un terrorista suicida que iba en una motocicleta llevó a cabo el ataque contra una patrulla conjunta de fuerzas afganas y de la coalición a las 1:30 pm en el área de Bajawri del distrito de Bagram, dijo Waheed Sediqi, un portavoz del gobernador de la provincia de Parwan.

Otros dos miembros del servicio de Estados Unidos y un contratista estadounidense también resultaron heridos, dijeron las autoridades.

La zona está cerca de la base estadounidense en el distrito de Bagram, en la provincia norteña de Parwan.

La última vez que murieron seis soldados estadounidenses fue el 2 de octubre, cuando su avión C-130J Super Hercules se estrelló poco después de despegar del aeródromo de Jalalabad, Afganistán.

El 8 de julio de 2012, seis soldados estadounidenses murieron tras un ataque con un artefacto explosivo improvisado en Maidan Shahr, en la provincia de Wardak, Afganistán.

Esta semana, Carter expresó sus condolencias a las familias de los estadounidenses.

"Según pude comprobar por mí mismo durante mi visita a Afganistán el viernes pasado, nuestras tropas están trabajando diligentemente junto a nuestros socios afganos para construir un futuro mejor para el pueblo afgano", dijo Carter en un comunicado. "Sus esfuerzos dedicados continuarán a pesar de este trágico suceso".

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, condenó en un comunicado el "ataque cobarde" y dijo que Estados Unidos "continuará trabajando de forma conjunta para promover la paz y la estabilidad en Afganistán".