NUEVA YORK (CNNMoney) - La forma de hablar enérgica e imprevisible de Donald Trump podría haber dado lugar a que ganara una gran ventaja en las primarias republicanas, pero está creando una gran ansiedad en Wall Street.

Eso se debe a que más que cualquier otro candidato importante que está contendiendo para la Casa Blanca en el 2016, Trump representa con precisión el tipo de incertidumbre que preocupa a los inversionistas.

En un reciente estudio de mercado llevado a cabo por CNNMoney, alrededor de dos docenas de los mejores profesionales del mercado plantearon una cuestión en relación de lo que creían que la presidencia de Trump significaría para el mercado de valores. Un puñado de ellos, especialmente los de los grandes bancos de Wall Street, ignoró la pregunta por completo.

Sin embargo, entre los que sí respondieron a la pregunta, muchos no se contuvieron en cuanto a lo que realmente pensaban del magnate de bienes raíces.

"El hombre no es apto para desempeñar en lo absoluto el cargo", dijo David Joy, estratega de mercado en jefe de Ameriprise Financial.

"Un Washington completamente disfuncional se volvería aún peor", dijo Benjamin Halliburton, jefe de inversiones de Tradition Capital Management. "Aún estoy tratando de determinar si Trump es realmente un candidato serio o si esto solo es un truco de relaciones públicas que se ha salido de control".

Incluso los que creen que si Trump ganara ayudaría a las acciones se mostraron cautelosos... en el mejor de los casos.

"Al inicio sería algo positivo si realmente implementa todos sus programas descabellados", dijo Jack Rivkin, director general de la firma de inversión Altegris, al referirse a los planes de Trump de reducir los impuestos y a las expectativas de que aumentará el gasto de defensa para combatir a ISIS.

Es justo señalar que los presidentes a menudo obtienen más del crédito y la culpa de lo que merecen por los movimientos del mercado. La Reserva Federal y el ciclo económico tienden a ser los impulsores más grandes de los precios de las acciones.

"Los presidentes solo afectan las acciones que están al margen. Sin embargo, este es un animal diferente", dijo Rivkin, refiriéndose a Trump.

Por qué los inversionistas prefieren a Clinton

Algunos consideran que el mercado podría preferir que los demócratas conserven la Casa Blanca, dado el historial de mejores resultados que las acciones han tenido bajo el mandato de los demócratas.

"Si los mercados pudieran emitir un voto, elegirían a un candidato demócrata, quien al parecer sería Hillary Clinton", dijo Phil Blancato, director ejecutivo de Ladenburg Thalmann Asset Management.

Peter Kenny, un estratega de mercado independiente y fundador de Kenny's Commentary, también cree que el mercado preferiría a Clinton.

"Los mercados responderían negativamente a Trump. Hay demasiadas variables", dijo.

Las declaraciones de Kenny hacen eco a las preocupaciones expresadas por otros en relación a que la forma de hablar muy enérgica de Trump sobre China desataría una guerra comercial que perjudica el crecimiento mundial.

Greg Valliere, estratega en jefe de Horizon Investments, dijo que la mayoría de las grandes instituciones financieras que tiene como clientes están "horrorizadas" por Trump. Ellos lo ven como un "demagogo populista que empujaría al Partido Republicano por un acantilado el próximo año", escribió Valliere en un informe reciente.

Otro temor: los programas de impuestos y gastos de Trump haría que el déficit presupuestario de Estados Unidos se "dispare", escribió Valliere.

¿Acaso el mercado de valores ya refleja el ascenso de Trump?

Sin embargo, Trump probablemente sería "propicio para los negocios" en general, lo cual es bueno para las acciones, señaló John Praveen, estratega de inversiones en jefe de Prudential International Investments.

Ya sea que gane o pierda, se desconoce si el mercado de valores realmente ha "tomado en cuenta" las mayores probabilidades de un presidente Trump.

Por ejemplo, Art Hogan, estratega de mercado en jefe de Wunderlich Securities, dijo que si Trump ganara sería algo muy negativo, pero él insiste: "nunca sucederá".