Rehén tomado en la embajada de Estados Unidos en Teherán, Irán, en noviembre de 1979. (Crédito: Alain MINGAM/Gamma-Rapho via Getty Images)

(CNN) - Ellos han esperado durante más de 36 años. Ahora los estadounidenses que fueron mantenidos como rehenes en la Embajada de Estados Unidos en Irán y/o sus familiares recibirán una compensación económica por su terrible experiencia, debido a una parte del presupuesto con poca difusión que fue aprobada la semana pasada por el Congreso.

"Creo que este proceso comienza a finiquitar el asunto para aquellos individuos que estuvieron cautivos en Irán a fin de cerrar el capítulo y seguir adelante", le dijo Kevin Hermening, un antiguo guardia de la marina que estaba en la embajada, a CNN el jueves. Él ahora es planificador financiero en Wisconsin. "Supongo que es importante hacer énfasis... la línea de meta parece estar a la vista", pero añadió que todavía puede pasar un buen tiempo antes de que él y sus antiguos camaradas vean un cheque.

El abogado Thomas Lankford ha estado trabajando con los antiguos rehenes durante 16 años para tratar de obtener algún tipo de indemnización económica para ellos.

Lankford dijo que el proyecto de presupuesto incluía una disposición que autoriza que cada uno de los 53 rehenes reciban 10.000 dólares por cada día que estuvieron cautivos. Además, los cónyuges y los hijos por separado recibirían un pago único de 600.000 dólares. Treinta y ocho de los antiguos rehenes siguen vivos. Aproximadamente 150 personas relacionadas con la terrible experiencia de los rehenes en la embajada serán cubiertos, dijo Lankford.

"Esto ayuda a cerrar el capítulo de un tiempo espantoso para estas personas", dijo Lankford.

La dura experiencia para los estadounidenses que trabajaban en la embajada comenzó el 4 de noviembre de 1979, después de la revolución iraní, cuando fue invadido el complejo. Ellos estuvieron cautivos durante 444 días. Los rehenes fueron liberados en 1981.

El proyecto de ley también autoriza pagos a otras víctimas de ataques terroristas internacionales distintos. La experiencia de los antiguos rehenes difiere en que a ellos nunca se les permitió llevar a Irán a la corte debido al acuerdo con Teherán que permitió liberarlos.

"Los rehenes nunca han recibido ninguna compensación por parte de Irán a través de acciones judiciales pues todos los esfuerzos han fracasado debido a la inmunidad soberana extranjera y a un acuerdo ejecutivo conocido como los Acuerdos de Argel, los cuales prohíben este tipo de demandas", afirmaba un informe del Servicio de Investigación del Congreso en noviembre.

Los pagos procederán de sanciones que fueron pagadas después de se descubrió que algunos bancos, entre ellos BN Paribas, desobedecieron las sanciones económicas estadounidenses contra Irán.

"En cualquier momento en que las personas de ambos lados del espectro político puedan reunirse para hacer el bien –sobre todo en esta época del año–, esto probablemente podría ser caracterizado simplemente como un milagro de Navidad", dijo Hermening.

El New York Times fue el primero que informó sobre la indemnización de los rehenes en el proyecto de presupuesto. El reportaje decía que no se sabía con seguridad el total que cada uno de los antiguos rehenes y sus familias podrían obtener porque el Congreso autorizó hasta 4,4 millones de dólares para cada rehén o su patrimonio, pero no se sabe cuántas personas van a presentar reclamos. En este momento, el fondo tendrá aproximadamente 1.000 millones de dólares, pero podría añadirse más.

El presidente de la Cámara, Paul Ryan, manifestó su apoyo en cuanto a la compensación.

"Estos estadounidenses fueron mantenidos cautivos por los iraníes durante 444 días hace más de tres décadas", dijo. "Hace mucho tiempo debieron ser compensados por su cautividad y sufrimiento", dijo.

Aunque el acuerdo les dará a los antiguos rehenes alguna compensación financiera, Lankford dijo que están recibiendo mucho menos de lo que hubieran recibido si hubieran sido capaces de ir a la corte y ganar un juicio.

Los intentos anteriores en el Congreso para aprobar proyectos de ley para concederle a los antiguos rehenes algún beneficio financiero no tuvieron éxito, pero varios factores recientes ayudaron a colocar a los rehenes y su terrible experiencia de nuevo en el centro de atención pública: el lanzamiento en 2012 de la película "Argo", que documentaba un rescate de seis de los rehenes estadounidenses, y el acuerdo nuclear de este año entre Estados Unidos e Irán.

Ben Affleck protagonizó "Argo", una película que puede haber ayudado a que los rehenes recibieran una compensación.

"Estoy seguro de que yo no fui la única persona entre los antiguos rehenes y, en este caso, en la población general, que percibió como algo indecoroso que estuviéramos llegando a un acuerdo" con un país que era parte de la lista del Departamento de Estado y que enumeraba a los estados patrocinadores del terrorismo.

"Este se centró en las personas en Irán, se centró en la ruptura, en la división entre nuestros dos países", añadió Lankford. "Siempre que firmes un acuerdo... el siguiente paso tiene que ser el elefante en la habitación, ese delicado tema que nadie quiere abordar".

El secretario de justicia tiene 60 días para nombrar a una autoridad especial que supervisará el fondo y entonces esa persona tiene 60 días para publicar los formularios de reclamo. Luego de eso, cualquiera que desee presentar un reclamo tiene 90 días para hacerlo.