CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Terrorismo

Análisis de la información en internet, una herramienta poderosa para combatir a ISIS

Por Heather Long

(CNNMoney) — A medida que el presidente estadounidense Barack Obama se compromete a luchar de manera más dura y más inteligente contra ISIS, una nueva arma está emergiendo para contrarrestar la organización terrorista: los big data.

Vencer a ISIS probablemente requerirá de más científicos de la computación como Zeeshan ul-Hassan Usmani, quien vive en Carolina del Norte.

Como muchos, Usmani observó horrorizado las noticias de las masacres terroristas en París y San Bernardino. Quería hacer algo más que rezar y condenar la violencia.

Usmani dirige la empresa de big data (grandes datos) PredictifyMe. Él comenzó a introducir datos sobre los reclutas de ISIS de la misma forma en que normalmente analiza datos sobre los consumidores para las grandes marcas.

¿Qué podría aprender de sus perfiles en línea? ¿Quiénes son estos reclutas y quién es probable que sea el próximo?

Usmani estima que hay 71.000 personas en Occidente (América del Norte, Australia y Europa) que están “listos para radicalizarse”.

Perfil de un típico recluta occidental de ISIS:

La población lista para radicalizarse es mayoritariamente joven y masculina. Usmani los llama “Yillennials”: yihadistas que son millennials.

Contrariamente a la creencia popular, los reclutas de Europa y Estados Unidos son mucho más propensos a ser educados y provienen de familias de clase media o alta.

Usmani compartió sus datos exclusivamente con CNN. Sus hallazgos son similares a la investigación reciente de la Institución Brookings sobre The ISIS Twitter Census y de ISIS on America de la Universidad George Washington.

Pero Usmani se enfocó principalmente en Europa. Pasó semanas analizando la mayor cantidad de datos que pudo encontrar. Revisó tuits, mensajes de Facebook y casos de personas acusadas de terrorismo en Europa.

Lo que los big data nos dicen sobre los reclutas

La investigación de Usmani, GWU y Brookings reúne un retrato más completo de quiénes son los reclutas. Estas son las principales conclusiones:

1. Rondan los 20 años (GWU encontró que la edad promedio es 26)

2. Predominantemente masculinos (GWU encontró que 86% son hombres)

3. Por lo general, clase media o alta (Usmani estima que 73% de los reclutas y probables radicales son de clase media o ricos).

4. Tienen más probabilidades de ser inmigrantes de segunda o tercera generación (Un hallazgo de Usmani. Eso es probable porque no se sienten “en casa” en ninguna cultura).

5. No les gustan las selfies (En Europa, más de la mitad de los usuarios de Facebook publican selfies, pero solo lo hace el 1% de los reclutas potenciales, encontró Usmani).

6. Son mucho más propensos a usar Android (casi el 70% tiene dispositivos Android, según Brookings)

7. Son más activos en Twitter que el usuario promedio de Twitter (Brookings encontró que 62% de los partidarios de ISIS habían tuiteado durante el mes pasado frente a solo el 13% de todos los usuarios de Twitter).

8. ¿Quieren ir al extranjero. (GWU encontró que cerca de la mitad intentó viajar al extranjero si viven en Occidente).

Francia es el principal caldo de cultivo de la radicalización

Francia tiene por mucho la población más extensa lista para radicalizarse en Europa: más de 27,000, según el análisis de Usmani. Reino Unido se ubica en segundo lugar, con poco más de 1,500.

Usmani observó las características de la población musulmana en cada país: su edad, las perspectivas de empleo bajo su estatus de inmigrante, el tipo de Islam practicado en sus países de origen y cuántos son arrestados.

También observó la prevalencia de la islamofobia. Francia ha tenido 26 mezquitas vandalizadas desde el tiroteo de Charlie Hebdo, por ejemplo.

“Francia tiene la mayor población musulmana y la mayor población carcelaria musulmana”, señala Usmani, así que no sorprende que las condiciones puedan ser más propicias allí para la radicalización. No ha realizado los cálculos aún para América del Norte.

Los terroristas a menudo son chicos que no enfrentan el racismo personalmente, dice Usmani. Pero se enteran de él y se enojan por lo que perciben como faltas de respeto en su comunidad.

Los reclutas de ISIS no comparten muchas fotos personales en línea

Otro hallazgo sorprendente es que los reclutas de ISIS normalmente no provienen de la población religiosa devota.

“Siempre había pensado que las personas más propensas a unirse a un grupo terrorista eran las personas que rezan cinco veces al día con una barba, siendo muy piadosas y que asisten a una mezquita radical”, dice Usmani, quien es musulmán y nació en Pakistán. Él llegó a Estados Unidos para hacer su doctorado en el Florida Institute of Technology.

Pero lo que encontró es que son más propensos a pasar de pertenecer a la población laica a ser radicalizados. A menudo son educados en línea: a través de los más de 5,000 videos de YouTube de supuestos “eruditos” musulmanes. La tecnología ha permitido una explosión de contenido que está lejos de ser el verdadero Islam.

La lucha del big data contra ISIS

Usmani espera que su investigación ayude a las autoridades de seguridad y a los políticos.

Como dijo a The Brown Journal of World Affairs en 2014: “No soy psíquico, y no tengo visiones: esto es ciencia de datos, esto es lo que sé”.

Aunque Usmani trabaja principalmente con empresas privadas analizando las tendencias de big data para ellos, también ha realizado evaluaciones para la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre la forma de prevenir ataques terroristas contra las escuelas.

Los big data son fundamentales en la lucha contra ISIS. Los atacantes de San Bernardino —Syed Rizwan Farook y Tashfeen Malik— estaban viviendo una doble vida.

Amigos y familiares veían pocas señales de que la pareja estuviera planeando este tipo de violencia terrible. Pero el dúo tenía muy diferentes identidades en línea, especialmente Malik.