CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Al galope

Carreras extremas: el amor y los carruajes se apoderan de Londres

Por James Masters

(CNN) – Poder, adrenalina, miles de aficionados gritando y ‘The Devil’s Horseman’ (El jinete del diablo)… bienvenido al mundo de las carreras de carros.

Olvídate de las carreras de carruajes romanas alrededor del Circus Maximus, esto tiene que ver con los mejores conductores del mundo que tratan de robarse el show en el Olympia de Londres.

La competición del FEI World Cup Driving llegó al Reino Unido. Alrededor de 90.000 aficionados se congregaron en el London International Horse Show, donde las carreras de carruajes también ofrecen eventos de doma y salto de obstáculos.

Sin embargo, es el poder de los cuatro caballos velocistas lo que hace que la gente se levante de sus asientos, mientras que los conductores tratan de abrirse paso a través de algunas de las pistas más difíciles del deporte.

“Cuando entras en el circuito, estás enfocado”, le dijo a CNN Dan Naprous, el favorito de los locales.

“En cuanto entras al circuito, hay cuatro caballos, dos tipos y una pista que debes recorrer lo más pronto posible”.

“El resto no tiene lugar sino hasta el último timbre cuando te vas, y entonces puedes apreciar el entorno”.

“Creo que soy un buen perdedor, pero por dentro soy un mal perdedor. No quieres perder, no es una sensación muy agradable”.

Naprous compite en su tiempo libre cuando no está entrenando caballos o actuando como un doble de acción en producciones de cine y televisión, como Harry Potter y Juego de Tronos.

Él dice que competir en Olympia es una de las experiencias más excitantes en el deporte.

Los jinetes deben arreglárselas en una pista llena de obstáculos y el que obtenga el mejor tiempo logra la victoria.

Naprous se enfrentó a jinetes como el campeón actual Boyd Exell, quien ha ganado el título de la Copa del Mundo en seis ocasiones.

El australiano ganó el evento del año pasado por cuatro segundos.