Suecia es uno de los países más deseados por los inmigrantes que llegan a Europa.

(CNN) - El ministro del Interior de Suecia dijo que su país se está preparando para expulsar a 80.000 solicitantes de asilo en el transcurso del próximo año, según informes de prensa.

Sin embargo, su secretario de prensa, Víctor Harju, le dijo a CNN que no le prestarán demasiada atención a esas cifras. Él se refirió a las mismas como estimaciones vagas e hipotéticas basados ​​en las cifras del año pasado.

"El año pasado 163.000 personas buscaban asilo en Suecia y, debido a este aumento, también habrá un aumento en el número de... personas que no se quedarán", dijo.

En promedio, alrededor del 45% de las solicitudes son rechazadas, dijo Harju, lo que equivale aproximadamente a 80.000, la cifra que el ministro del Interior Anders Ygeman citó.

Esa es una tasa de aceptación mayor a la que recibió la Unión Europea, en la que el 45% de los solicitantes de asilo por primera vez (llamada decisiones de asilo de primera instancia) recibieron "resultados positivos".

Cada solicitud individual sería considerada por sus propios méritos, dijo el portavoz de prensa.

"No estamos diciendo cuántas personas deberían ser deportadas de Suecia porque todos están siendo evaluados de forma individual", le dijo a CNN.

Se han considerado vuelos chárter para las deportaciones

Harju dijo que Suecia ya estaba considerando vuelos chárter para deportar a los inmigrantes cuyas solicitudes de asilo fueron denegadas, diciendo que el gobierno estaba investigando cómo estos gastos deben contabilizarse en el presupuesto.

Suecia también estaba considerando coordinar vuelos chárter con Alemania para este propósito, dijo.

La Agencia de Inmigración de Suecia le dijo a CNN en un correo electrónico que los vuelos chárter llevarían inmigrantes que aceptaron la decisión de deportarlos. En los casos en que un individuo no acepte la decisión de ser deportado, el caso será remitido a la policía, dijo la agencia.

Suecia, hogar de alrededor de 9,5 millones de habitantes, es uno de los destinos finales más deseables para los inmigrantes que ingresan a Europa y ha demostrado ser uno de los países anfitriones más hospitalarios, recibiendo al mayor número de inmigrantes per cápita.

Sin embargo, los crecientes números de solicitantes de asilo, en combinación con los crímenes de alto perfil atribuidos a los inmigrantes en Suecia y en otros lugares, han dado lugar a la introducción de más políticas enérgicas hacia los migrantes.

En Suecia, un partido anti-inmigración, los Demócratas de Suecia, se ha disparado en popularidad, alcanzando un 20% en las últimas encuestas.

Markus Wiechel, un miembro del parlamento que es el portavoz de la migración del partido, le dijo a CNN que era imposible integrar decenas de miles de inmigrantes recién llegados en la sociedad sueca en tan poco tiempo.

Más muertes durante el viaje

Los refugiados aún se dirigen hacia Europa en un gran número, siendo comunes las víctimas mortales en el peligroso viaje.

Al menos 24 personas —incluyendo 10 niños— se ahogaron en el mar Mediterráneo entre Turquía y Grecia luego de que su barco naufragara el miércoles por la noche, le dijo a CNN un representante griego de la guardia costera.

Cuarenta y cinco personas estaban en el barco cuando se hundió.

Mientras tanto, el sentimiento anti-inmigración está aumentando en toda Europa, impulsado en parte por denuncias de agresiones sexuales masivas que los inmigrantes podrían haber llevado a cabo en la víspera de Año Nuevo en Colonia y otras ciudades alemanas.

Reino Unido recibirá a más niños no acompañados

El primer ministro británico, David Cameron, fue atacado el miércoles por sus comentarios sobre "un montón de inmigrantes", durante una sesión del Parlamento.

El jueves, el Ministerio del Interior del Reino Unido anunció que recibirá a más niños refugiados no acompañados de Siria y otras regiones en conflicto, aunque se desconoce a cuántos.

Dependerá de las Naciones Unidas identificar a "varios cientos de niños" para que sean reubicados en el Reino Unido, además del compromiso preexistente del país de ubicar a 20.000 refugiados de los campamentos cercanos a Siria.