Un activista indio LGBT sostiene una pancarta durante una protesta en contra de la decisión de la Suprema Corte de reestablecer la Sección 377, que criminaliza y castiga a los homosexuales en la India.

(CNN) - Cuando el activista gay Ram Rao regresó de Londres a la India en junio de 2014, estaba ansioso por reunirse con su amigo de la infancia.

En su lugar, encontró a un frío hombre de negocios que no quería saber nada de él.

Él dijo que su amigo le dijo que no podía ser visto con él porque no quería arruinar su reputación.

Rao trabaja en la Naz Foundation Trust, una organización sin ánimo de lucro que trabaja en temas de VIH/SIDA en Delhi y dice que regresó a vivir en una sociedad impregnada de miedo.

Pero tiene la esperanza de que una audiencia del Tribunal Supremo el martes pueda cambiar eso potencialmente.

Resolución histórica

La corte oirá un desafío a la Sección 377, una ley de la época colonial que penaliza el sexo consentido entre parejas de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT, por sus siglas en inglés).

Fue declarada inconstitucional en 2009, pero la volvieron a promulgar en 2013.

Ram Rao is un activista de derechos LGBT en Delhi.

Ram Rao is un activista de derechos LGBT en Delhi.

Al parecer, cientos de individuos han sido arrestados bajo la ley.

La mayoría de aquellos que son acusados, terminan pagando una multa, dijo Anjali Gopalan, fundador de Naz Foundation Trust y uno de los peticionarios. Sin embargo, algunos también terminan cumpliendo un corto periodo de tiempo en la cárcel.

Después de que la Corte Suprema de la India revocó el fallo de un tribunal inferior en cuanto a que el artículo 377 era inconstitucional, los defensores LGBT inmediatamente presentaron una petición para una revisión.

Ahora, más de dos años después, reciben una audiencia. La corte comenzará a escuchar los argumentos el martes por la tarde. Ellos podrían emitir una decisión potencialmente desde la noche del martes.

"Todo el mundo está tratando de manejar las expectativas y ser cautelosamente optimista", dijo Gautam Bhan, uno de los peticionarios y activista LGBT en Delhi.

Rechazo social

Las multas y permanencias en la cárcel no hacen que la ley sea peligrosa. Lo que hace que sea peligrosa para los indios e indias gays y lesbianas es el aura de ilicitud que ahora persigue cada uno de sus movimientos.

Un activista de los derechos gay toma parte en la protesta contra el Tribunal Supremo.

Un activista de los derechos gay toma parte en la protesta contra el Tribunal Supremo.

En el curso de consejería para las personas LGBT y sus familias, Rao dice que él ha atendido a muchas familias que tratan a sus hijos como criminales.

Recientemente, un jovencito de un pequeño pueblo en Chattisgarh, en la región oriental de la India, se acercó a él en busca de ayuda porque su familia lo echó después de que descubrieron que era gay.

El joven no puede encontrar a alguien dispuesto a acogerle.

"Después de eso (la decisión de 2013), las personas relacionan a las personas LGBT con criminales", dijo Kiran, activista de la Naz Foundation Trust.

La India es actualmente uno de los 75 países en el mundo que convierte el ser gay en un crimen, según la Asociación Internacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexuales, la cual monitorea cuántos países establecen este tipo de leyes.

Kiran, quién biológicamente es masculino pero cuya identidad de género es femenina, dijo que después de la reanudación de la Sección 377 en 2013, su pareja se mostró mucho menos dispuesta a reunirse con ella.

Él seguía inventando excusas, dijo Kiran. "'Oh, mi familia me espera'", recuerda. "'Oh, se está haciendo tarde'".

Él estaba asustado, dijo Kiran. Él decía, ¿si nos captura la policía, cómo nos podemos reunir, cómo podemos continuar nuestra relación? Es un delito.

"Él es un 'phatu'", dijo ella, riéndose y usando el ofensivo argot para "cobarde" en idioma hindi.

Kiran no lo ha visto desde hace cuatro meses.

¿Corrientes de cambio?

Después de que el Tribunal Superior de Delhi despenalizó las relaciones sexuales entre parejas LGBT en 2009, había una sensación de libertad. Muchos salieron del armario frente a los miembros de su familia y sus amigos, dijo Kiran.

No está claro cuál será el resultado del martes.

Una decisión de la Corte Suprema a favor de los peticionarios podría significar que el tribunal pudiera estar abierto a revisar su decisión. Entonces, iniciaría una nueva audiencia.

"Es una posibilidad muy remota. Estamos pidiendo mucho", dijo Bhan. "Esencialmente, estamos pidiéndole al tribunal que revise su propia decisión".

Aún así, dijo, independientemente de la decisión, la comunidad se ha fortalecido en los dos últimos años. "Ellos están preparados para soportar cualquier resultado".