Hillary Clinton trabajó incansablemente para corregir las muchas faltas de su campaña de 2008, en la cual terminó en tercer lugar en Iowa (Getty Images).

(CNN) - Antes de que se confirmara su victoria el martes por un estrecho margen, Hillary Clinton dijo el lunes por la noche que "sentía un gran alivio"... y la multitud en la Universidad de Drake se mostró triunfal.

Sin embargo, se bajó del escenario antes de que todos los votos hubiesen sido contados.

No se suponía que hubiera un margen tan estrecho para Clinton en Iowa. No otra vez.

Ella trabajó incansablemente para corregir las muchas faltas de su campaña de 2008, al recibir a los votantes y atraerlos en eventos íntimos. Sus estrategias básicas fueron espléndidas y organizadas con una precisión militar.

Y aun así, Clinton de nuevo se vio en problemas para demostrar lo que se supone, es la ventaja de su campaña: dominio y elegibilidad.

En cambio, incluso si sale victoriosa por una fracción de un punto porcentual, las asambleas partidistas de Iowa parecieron ser una derrota para la ex secretaria de Estado. Una vez más, ha sido sorprendida de manera negativa por un candidato a quien su campaña no tomó en serio sino hasta tarde en la contienda.

"Es extraño que tengamos la oportunidad que tenemos ahora", dijo en un discurso que no hizo referencia explícita a la victoria. "Tener una verdadera competencia de ideas. Pensar muy bien en lo que el Partido Demócrata representa y en cómo queremos que sea nuestro futuro".

Sin duda hay competencia. Sanders declaró haberse llevado la victoria en lo que en esencia fue un empate cuando subió al escenario en su celebración de la victoria poco después de que Clinton se retirara.

Si hay un aspecto positivo para Clinton, es que ella ahora puede entrar a Nueva Hampshire en una posición inferior, un papel que ha disfrutado en el pasado y uno que preparó el camino para su victoria en ese estado en 2008.

En los últimos días de la enérgica contienda, Clinton convincentemente trasladó el argumento de que ella era la persona capaz de traer cambios y que sería mucho más efectiva en ver el cumplimiento de las políticas progresistas.

La ex secretaria de Estado y sus sucedáneos remacharon la idea de que Sanders, un socialista demócrata, ha propuesto políticas de "castillos en el aire" que tienen pocas posibilidades de despejar los obstáculos legislativos de Washington.

Ella trasladó ese mensaje en una entrevista en el programa New Day de CNN el lunes en la mañana, en la que afirmó que era la candidata que "en realidad podía producir resultados reales en las vidas de las personas".

Sin embargo, Sanders argumentó el lunes que su retórica había lanzado una "revolución política" en contra de un sistema que estaba amañado contra las personas comunes y corrientes, y una promesa para hacerle frente a la desigualdad de ingresos. Mientras ha reunido a grandes multitudes en todo el país, Sanders se ha estado aprovechando de un sentimiento de enojo entre los progresistas que lo podría llevar mucho más allá de Iowa.

Martín O'Malley, el exgobernador de Maryland, no obtuvo buenos resultados y se retiró el lunes por la noche.

Pocos demócratas habían esperado que Clinton de nuevo estuviera en esta posición en Iowa... la posición de verse eclipsada por el entusiasmo por un rival advenedizo que ha movido a la acción a los votantes jóvenes, entre ellos las mujeres menores de 45 años, alrededor de su candidatura.

Sanders le dijo a una multitud estridente que cantaba "Bernie, Bernie" que su campaña había tenido un progreso impresionante en un corto período de tiempo.

"Hace nueve meses llegamos a este hermoso estado, no teníamos organización política, no teníamos dinero, no teníamos reconocimiento de nombre y nos estábamos enfrentando a la organización política más poderosa en Estados Unidos de América".

"Y esta noche", dijo, "aunque los resultados aún no han sido dados a conocer, parece que estamos en un empate virtual".

Los dos candidatos hicieron campaña hasta el último momento el lunes, lo que fue un reconocimiento de que la diferencia que existía entre ellos era el margen de error.

Clinton visitó a su oficina local del suroeste en Des Moines para firmar autógrafos y tomarse selfies con los partidarios. A última hora de la tarde, sus asesores le dijeron a Brianna Keilar de CNN que ella estaba jugando a lo seguro al afinar dos discursos: uno que había preparado para una derrota y el otro, para la victoria.

"Siempre supimos que sería muy cerrado", dijo Brian Fallon, el secretario nacional de prensa de Clinton.

Sanders también hizo una parada imprevista en su oficina de campaña en Des Moines, y calmadamente vio los resultados de la asamblea por televisión.

Después del humillante resultado de Clinton en Iowa en 2008, cuando quedó en tercer lugar, su campaña ha mantenido un enfoque implacable en la organización en Iowa, al igual que en Nuevo Hampshire, y en otros estados, a fin de asegurar su camino hacia la nominación.

Fallon dijo el lunes por la noche que la campaña tocó 238.000 puertas en los últimos cuatro días, y señaló que este era un resultado mucho mejor de lo que la campaña de Sanders ha dado a conocer públicamente. Y quienes trabajan en la campaña de Clinton en el terreno se dirigirán a Nueva Hampshire para tratar de desarrollar el mismo entusiasmo en el transcurso de la próxima semana. Casi 18.000 voluntarios fueron desplegados a lo largo del estado en nombre de Clinton, y lograron tocar 51.000 puertas el lunes, según la campaña.

Aunque Clinton enfrenta vientos contrarios en Nueva Hampshire, donde Sanders ha mostrado grandes ventajas, su campaña está viendo más allá de la próxima semana a las muchas contiendas que se desarrollarán en marzo, y trasladará el argumento de que su camino hacia la nominación es más claro que el de Sanders.

Aunque Sanders ha identificado oportunidades en el camino más allá de Nuevo Hampshire en estados de asambleas partidistas como Colorado, Minnesota y Maine, los asesores de Clinton señalan que ellos han tenido presencia en el terreno en esos estados desde el Día del Trabajo.

"Muchas de las personas que trabajaron tan arduamente en el transcurso de los últimos ocho meses aquí en Iowa están capacitadas, saben qué hacer, y tomarán ese modelo y lo exportarán a los estados parecidos de las asambleas partidistas donde el senador Sanders cree tener una ventaja, pero seremos capaces de tener éxito", dijo Fallon.