CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Seis conclusiones de la asamblea ciudadana demócrata de CNN

Por Eric Bradner

(CNN) — En una campaña que ha estado llena de sucesos impactantes y ardides, la asamblea ciudadana demócrata llevada a cabo el miércoles por CNN con Hillary Clinton y Bernie Sanders hizo que los candidatos se frenaran un poco.

Ambos candidatos se comprometieron con la audiencia y estaban en su mejor nivel cuando dejaron a un lado los temas de conversación tan familiares para muchos en este momento. Por otra parte, cada uno fue enfrentado a cuestiones que demostraron sus debilidades ya sea en ganar una primaria demócrata o en noviembre.

Estas son seis conclusiones de la asamblea ciudadana:

Problemas que Clinton enfrenta en Wall Street y cuestiones sobre Iraq

Sanders ha destacado cada vez más el hecho de que Clinton ha aceptado altos honorarios por ofrecer conferencias en las grandes corporaciones y los gigantes de Wall Street como Goldman Sachs, señalando que esos honorarios por conferencias demuestran que no se puede confiar en que acepte intereses bien financiados.

Clinton fue probada el miércoles por la noche en relación a sí puede explicar por qué aceptó esos honorarios por ofrecer conferencias.

Cooper le preguntó: “¿Debías recibir un pago por 675.000 dólares?”

Clinton empezó con su respuesta: “No sé, eso es lo que ellos ofrecieron”. Añadió que el hecho de que ha hablado de procesar a los malos actores de Wall Street durante sus giras de campaña ha cambiado la percepción que los grandes banqueros tienen de ella.

“Ya no me están ofreciendo mucho dinero, eso es todo lo que puedo decirles”, dijo. “No hay ningún problema”.

También se le preguntó, de nuevo, sobre el voto que emitió hace 13 años para ir a la guerra en Iraq.

Ella ha admitido desde hace tiempo que ese voto fue un error y tiene una muy buena explicación sobre cómo podría evitar errores similares en el futuro.

Pero las interrogantes siguen surgiendo. Sanders, habiendo votado en contra de la guerra en Iraq, les sigue recordando a todos sobre las diferencias entre su voto y Clinton. Además, se basa en las conferencias que Clinton ofreció en Goldman Sachs como una señal concreta de sus conexiones con Wall Street.

El alcance de Sanders es un trabajo en progreso

La batalla principal ahora se encuentra en un terreno amigable para Sanders: un estado que es mayoritariamente blanco y liberal. Pero pronto se desplazará al oeste, a Nevada, el estado repleto de latinos, y al sur, a Carolina del Sur, el cual en su mayoría tiene una población afroamericana.

Clinton tiene una gran ventaja entre los votantes… y Sanders sigue trabajando para ampliar su atractivo, para explicar su idea del “socialismo democrático” y para sentirse cómodo de llegar a poblaciones específicas.

Cuando se le preguntó sobre la brutalidad policial y la injusticia racial, Sanders dijo que es “una cuestión importante que está en la mente de millones de personas, no solo en el caso de los afroamericanos, sino… para todas las personas”.

Y en cuanto a la religión, Sanders dijo que sí, que tiene fuertes sentimientos religiosos y espirituales, pero en lugar de hablar acerca de la fe él enfocó la conversación nuevamente en la acción y los temas económicos de su campaña.

“Creo que, como ser humano, el dolor que siente una persona, si hay niños que tienen hambre en América, si hay personas de edad avanzada que no pueden pagar sus medicamentos recetados, saben qué, eso impacta, eso tiene un impacto en mí”, dijo.

“Y me preocupa mucho ver a una sociedad en la que algunas personas dicen espiritualmente, no me importa, lo entiendo, no me importan las otras personas. Así que mi espiritualidad es que estamos todos juntos en esto; cuando los niños aguantan hambre o cuando los veteranos duermen en la calle, eso me impacta. Ese es mi sentimiento espiritual muy fuerte”.

El problema con la juventud que tiene Clinton

Clinton sabe que tiene que abrirse paso en la enorme ventaja que tiene Sanders entre los votantes jóvenes. Ella tuvo un buen comienzo el miércoles por la noche, acreditando “el nivel, la intensidad, el compromiso de esta generación” en la lucha contra el racismo, el sexismo, la homofobia, la injusticia económica y el cambio climático.

Ella criticó a los votantes jóvenes de la misma manera que les dijo en privado a los manifestantes de “Black Lives Matter”, en una reunión grabada en video y posteriormente publicada, que no era suficiente cambiar los corazones… necesitaban cambiar la política.

“Estoy impresionada con ellos, y yo voy a hacer todo lo posible para alcanzar y explicar por qué las buenas ideas escritas son importantes, pero tienes que tener la capacidad de traducir eso en acción”, dijo Clinton.

“Esto es lo que yo quiero que los jóvenes sepan: ellos no tienen que ser para mí. Yo seré para ellos”, agregó.

Pero la pregunta siguiente demostró por qué llegar a esos jóvenes es tan difícil para Clinton.

Cooper preguntó: “¿Qué tiene de malo una revolución?”

Y Clinton comenzó su respuesta: “Eso lo debe explicar el senador Sanders”.

Ella se refirió al progreso que los demócratas han logrado en cuestiones como el cuidado de la salud, por lo cual se “luchó mucho, costó lograrlo y es algo que hay que defender”.

Lo que quiso decir se aclaró más tarde en la noche, cuando le dijo a una madre que quería que sus hijas de más o menos 20 años la presionaran sobre cómo lograría que sus propuestas de políticas logrará superar obstáculos del pasado, como la obstrucción de 60 votos en el Senado.

“Es muy difícil ver cómo alguna de sus propuestas podrían ser viables”, dijo Clinton al referirse a Sanders.

Libro de la oposición se abre contra Sanders

Sanders a menudo promociona su gestión como presidente del comité de veteranos del Senado… pero eso viene acompañado de algunos antecedentes, como el Departamento de Asuntos de Veteranos que ha estado plagado de escándalos.

Cuando Anderson Cooper de CNN le preguntó sobre los 18 informes de inspección general que detallan problemas allí, Sanders tuvo que explicar por qué esas deficiencias no se abordaron bajo su dirección.

“Bueno, esa es una pregunta justa. Creo que sabes que la respuesta es que hemos trabajado en muchos, muchos asuntos, Anderson. Tu punto es justo en relación a que debimos haber actuado antes”, dijo. “Deberíamos haber sabido lo que estaba pasando en Phoenix, esas largas colas de espera y las mentiras que algunos administradores nos estaban diciendo”.

Sanders promociona el trabajo que el panel ha hecho para ayudar a los veteranos sin hogar y lograr la aprobación de un proyecto de ley que les brindaría una matrícula universitaria a los veteranos de Iraq y Afganistán.

Sin embargo, el hecho de que admitió que no detectó las deficiencias en la agencia puso de relieve un reto para Sanders que posiblemente será más evidente conforme su campaña se hace más fuerte.

Clinton aún no lo ha atacado por ello y es probable que no lo haga en Nuevo Hampshire, donde las encuestas lo muestran con una ventaja lo suficientemente grande como para que ella se sienta desesperada para desencadenar un nuevo ataque.

Aun así, hay evidencia de que hay más material en el libro de investigación de la oposición para usar en contra de Sanders. Mientras más se evidencie, podría irle mucho peor en los enfrentamientos directos con los republicanos que tan a menudo cita.

Aula de Clinton

Clinton está en su mejor nivel cuando responde preguntas confusas o filosóficas que dan lugar a que ella se pueda explicar mejor. Y, el miércoles por la noche, ella cómodamente adoptó en dos ocasiones el papel de profesora y convirtió la asamblea ciudadana en su salón de clases.

Primero, un hombre que sufre cáncer de colon terminal le hizo una pregunta sobre el suicidio asistido.

“Esta es la primera vez que me hacen esa pregunta”, dijo Clinton.

Pero ella profundizó en los desafíos éticos que enfrentan los profesionales médicos frente a ese problema y ​​dijo que con la mejora del tratamiento al final de la vida y dado que las vidas humanas se extienden durante más tiempo, ella está ansiosa por leer más sobre la ética, la ciencia y la religión de la misma.

Incluso señaló a un país que utilizará un estudio de caso: los Países Bajos.

Más tarde, un rabino le preguntó a Clinton cómo conservaba la humildad al mismo tiempo que poseía el ego necesario en la política presidencial…una pregunta potencialmente difícil, pero una a la que ella parecía dispuesta a responder.

Clinton citó el libro del sacerdote católico Henri Nouwen “The Return of the Prodigal Son” (El regreso del hijo pródigo).

“Básicamente es practicar la disciplina de gratitud”, dijo, explicando que las limitaciones requieren llegar a más gente y que se le debe prestar atención a los críticos.

“Pero al final, hay que ser agradecido. Practicar la disciplina de gratitud”, dijo. “Y eso me ha ayudado enormemente”.

El espejo retrovisor de Bernie

A Sanders no le gusta mucho hablar de sí mismo. Y, en realidad, como un candidato que contiende por dirigir una “revolución” con miras a futuro, no tiene por qué hacerlo.

Pero cuando lo hace, funciona.

El hombre de 74 años de edad respondió a una pregunta sobre su época al resaltar sus días de escuela secundaria como un corredor de fondo.

Habló, con poca fluidez, sobre su auto, el cual dijo que es de color rojo y que “tiene unos cinco años de antigüedad”.

“Tengo un pequeño Chevrolet. Es uno de los Chevys más pequeños que fabrican”, dijo.

¿Acaso puede hacer una imitación de Larry David, quien pone al descubierto a Sanders en “Saturday Night Live”? “Soy Larry David. Y no lo entiendes”, contraatacó Sanders.

Cuando se le preguntó sobre el momento en que fue detenido por protestar contra la segregación en las escuelas cuando era estudiante de la Universidad de Chicago, Sanders describió cómo se interesó en la política en primer lugar.

“Como suele suceder en cualquier escuela, los chicos grandes molestan a chicos pequeños, ya sabes”, dijo. “Eso me molestaba. Siempre ha sido así”.