CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

Normalistas de Ayotzinapa no fueron quemados en basurero de Cocula, dicen forenses argentinos

Por CNN Español

(CNN Español) —  El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) presentó este martes sus conclusiones sobre la investigación al basurero de Cocula, en el marco de la desaparición de los 43 estudiantes mexicanos de Ayotzinapa el 26 de septiembre de 2014.

Según la primera versión de las autoridades, la “verdad histórica” de la PGR, el 26 de septiembre de 2014, un grupo de estudiantes de la normal rural Raúl Isidro Burgos, ubicada en Ayotzinapa, se enfrentó con la policía municipal de Iguala, Guerrero, donde fueron presuntamente confundidos con miembros del grupo criminal Los Rojos y entregados a la banda Guerreros Unidos, que supuestamente mantenía vínculos con el exedil José Luis Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda.

Sin embargo, el EAAF dijo que no era posible que hubiera ocurrido tal incendio.

“Tras más de un año de trabajo científico independiente, el EAAF ha concluido que desde el punto de vista de evidencia física recolectada y analizada proveniente del Basurero NO es posible que los presuntos perpetradores hayan incinerado en ese lugar a los 43 jóvenes, pues NO hay consistencia entre la evidencia física y la evidencia testimonial”, dice el comunicado del equipo forense.

No es la primera vez que un grupo de expertos refuta la versión oficial.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) reportó en diciembre de 2015 que no había habido un incendio, según la evidencia que habían recolectado.

“Entre las principales conclusiones a las que llega el EAAF en su dictamen, destaca lo relativo al análisis sobre las dimensiones e intensidad que debería haber alcanzado un incendio para reducir a cenizas los cuerpos de 43 personas”, dice el más reciente reporte.

Los investigadores examinaron los insectos y el follaje del lugar y concluyeron que no se encontraron suficientes señales de fuego como las que hubieran dejado las llamas que se hubieran necesitado para incinerar 43 cuerpos.

Este martes, la Procuraduría General de la República dijo que recibió el documento firmado por tres integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense y reiteró que el caso sigue abierto.