CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Guerra en Siria

Siria

¿Está Asad a punto de llevarse la victoria? Del punto muerto a la masacre: en la línea de frente de Alepo

Por Frederik Pleitgen

Nota del editor: Fred Pleitgen quien ha viajado a Siria y ha cubierto las noticias ahí durante años, recientemente estuvo en Alepo en un viaje que fue facilitado, pero no coordinado, por las fuerzas militares sirias.

(CNN) — Años de combate han convertido al viejo pueblo de Alepo en un barrio de polvo y escombros.

Lo que ha quedado de este laberinto de estrechos callejones y zocos techados es un recordatorio de su trágica ubicación en el corazón de la guerra civil de Siria de cinco años.

El hotel al-Wazir de la ciudad, el cual una vez fue famoso, se encuentra completamente quemado; mientras recorríamos uno de sus pasillos, misteriosos rayos de luz entraban por las ventanas rotas.

En las calles cercanas detectamos movimiento en el interior de edificios que, a primera vista, parecían no ser nada más que ruinas abandonadas, lo que reveló que hay personas que aún viven en medio de los escombros.

Alepo se encuentra en la línea que limita a las fuerzas militares del presidente sirio Bachar al-Asad y a los combatientes de la oposición que durante años han estado luchando por derrocar a su gobierno.

Tuvimos la singular oportunidad de llegar a Alepo y fuimos acompañados por soldados sirios, lo cual nos permitió escuchar directamente a un comandante en el terreno.

Su opinión era que las tropas de Asad creen que están a punto de llevarse una victoria decisiva.

Él dijo que están lidiando con un fuerte golpe contra la oposición, uno que podría alterar radicalmente el impulso de este prolongado conflicto.

Comandante: la moral del régimen es alta

El comandante fiel a Asad nos dijo que no puede recordar una época en la que la moral haya estado mejor. Pidió que CNN no use su nombre real, sino que lo llame Abu Mohammed.

“Las cosas han cambiado radicalmente”, dijo. “Los insurgentes están huyendo a Turquía. Huyen de la ira de los sirios y de nuestras tropas aliadas”.

Los rebeldes de la oposición dicen que ellos simplemente están siendo asesinados por los ataques aéreos rusos, las milicias iraníes y las fuerzas armadas sirias.

Ataques aéreos rusos

Las fuerzas de Asad están agradecidas por la ayuda que dicen, ha transformado el curso de la guerra a su favor: los ataques aéreos rusos.

Las fuerzas armadas rusas han estado ayudando a las fuerzas de Asad, al atacar a una coalición de rebeldes en la parte este de la ciudad.

“Solo es cuestión de meses antes de que ganemos, gracias al apoyo ruso con sus ataques aéreos desde el campo de aviación sirio, lo que derrotará a los rebeldes de una vez por todas”, dijo Abu Mohammed.

El rugir de los aviones en el cielo es fuerte y constante. Ruidos sordos sacuden la tierra: los sonidos de bombas que explotan en un punto cercano.

“Los rebeldes solo se encuentran a unos metros de distancia”, nos dijo un francotirador, y explicó que las fuerzas armadas sirias siguen involucrándose en tiroteos cercanos con los rebeldes.

“Ellos a menudo tratan de acercarse sin que los veamos, pero los detectamos y fracasan”.

Abu Mohammed, el comandante, le advirtió a Estados Unidos que no interfiera: “Estamos firmes”, insistió.

“No pueden derrotar al ejército sirio porque estamos decididos a ganar y somos fieles al presidente Asad”.

No hay respiro para quienes están cansados de la guerra

Sin embargo, la nueva ofensiva ha hecho poco por mejorar la difícil situación de los residentes de Alepo, quienes están cansados de la guerra.

Esto ha dado lugar a que decenas de miles de personas huyan hacia la frontera con Turquía; otros permanecen atrapados en la parte de Alepo que está controlada por los rebeldes.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC, por sus siglas en inglés) calcula que más o menos 50.000 personas han sido desplazadas por el conflicto. Algunas de las rutas de abastecimiento que se utilizan para brindar ayuda han sido interrumpidas, dijo la organización en una declaración.

“El conflicto está poniendo una presión enorme sobre los civiles”, dijo Marianne Gasser, la directora de la delegación del ICRC en Siria, quien se encuentra en Alepo.

“Las temperaturas son extremadamente bajas y, sin tener una provisión adecuada de alimentos, agua y refugio, las personas desplazadas están tratando de sobrevivir en condiciones precarias”.

Los suministros de agua en la ciudad han sido cerrados y los residentes tienen que depender de la Cruz Roja para obtener agua. También hay escaseces de combustible y electricidad, dijo Gasser.

En la línea de frente, las fuerzas armadas sirias permanecen confiadas.

El gobierno sirio ha hecho grandes avances alrededor de Alepo y casi ha rodeado a los varios grupos rebeldes, entre ellos combatientes del Frente al Nusra, la afiliada a al Qaeda en Siria.