CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Guerra en Siria

Siria

¿Podría la tregua acordada por Rusia y Estados Unidos detener la guerra civil en Siria?

Por Susannah Cullinane

(CNN) — Un día más, otro anuncio sobre una tregua en Siria. El más reciente fue recibido con optimismo, escepticismo y una gran cantidad de preguntas.

El lunes, Rusia y Estados Unidos anunciaron que una tregua entre algunos —pero no todos— los grupos que luchan en Siria entrará en vigor a media noche del viernes.

El “cese de las hostilidades” es el resultado de conversaciones entre los dos países como copresidentes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria (GIAS), dijeron en una declaración conjunta.

Los países propusieron que la tregua empezara a las 00:00 (hora de Damasco) el viernes 27 de febrero.

“Cualquier parte involucrada en las hostilidades militares o paramilitares en Siria, además de ‘Daesh’, ‘Jabhat al-Nusra’ u otras organizaciones terroristas designadas por el Consejo de Seguridad de la ONU le indicarán a la Federación Rusa o a Estados Unidos, como copresidentes del GIAS, su compromiso con y su aceptación de los términos para el cese de hostilidades a más tardar a las 12:00 (hora de Damasco) el viernes 26 de febrero de 2016”, dice la declaración.

Daesh es otro nombre para ISIS.

El principal grupo opositor en Siria, la Coalición Nacional de la Revolución Siria y Fuerzas de la Oposición, emitió una declaración que expresaba una “aprobación preliminar para alcanzar una tregua temporal”.

El grupo opositor también exigía garantías de que Rusia, Irán y las milicias sectarias detendrían la lucha.

Acciones de respaldo

Estados Unidos y Rusia dijeron que ellos tienen planificado compartir información sobre los grupos que están prometiendo bajar sus armas. Esto es para que las fuerzas estadounidenses, rusas y sirias no ataquen a grupos que están respetando el cese de hostilidades.

“La Federación Rusa y Estados Unidos establecerán una línea directa de comunicación y, si es necesario y apropiado, un grupo de trabajo para intercambiar información relevante después de que el cese de hostilidades haya entrado en vigor”, decía su declaración.

“Rusia llevará a cabo el trabajo necesario con Damasco y los dirigentes sirios legítimos. Esperamos que Estados Unidos haga lo mismo con respecto a sus aliados y los grupos que apoyan”, dijo el presidente ruso Vladimir Putin en un discurso publicado en la página web del Kremlin.

‘Momento de promesa’

El secretario de estado de EE.UU., John Kerry, dijo que el borrador del documento era prometedor, pero indicó en una declaración que su éxito requiere la conformidad de todas las partes involucradas.

“Si se implementa y se acata, este cese no solo conducirá a una disminución de la violencia, sino que también seguirá ampliando la entrega de suministros humanitarios necesarios de forma urgente a zonas sitiadas y apoyará una transición política hacia un gobierno que sea sensible a los deseos del pueblo sirio”, dijo.

“Este es un momento de promesas, pero el cumplimiento de esas promesas depende de las acciones”.

¿Hay lagunas?

Los términos del acuerdo no requieren una total entrega de armas.

Se les ha pedido a las partes combatientes que se comprometan al “uso proporcional de fuerza (es decir, no mayor de lo requerido para abordar una amenaza inmediata) si y cuando respondan en defensa propia”.

Cuando se le preguntó en una sesión informativa el lunes si esto podría ser empleado mal para continuar con los ataques, el vocero del Departamento de Estado Mark Toner reconoció que establecer puntos de referencia y monitorear el cese de hostilidades no será fácil.

“No va a haber ninguna fuerza en el terreno u observadores en el terreno para ver esto, aparte del lugar de donde obtengamos la información en términos de inteligencia, pero también a través de ONG que informan desde el lugar y de periodistas, francamente, que dan retroalimentación sobre quién ataca a quién”, dijo Toner.

Aún se estaban resolviendo los detalles de la implementación, dijo: “Creo que el trabajo de la fuerza especial en el transcurso de los próximos días es resolver el tipo de procedimientos estándar operativos y métodos de trabajo para que la fuerza especial implemente el cese al fuego”.

Civiles siguen perdiendo la vida

Esta no es la primera vez que una fecha de cese al fuego ha sido acordada.

El 12 de febrero, Kerry anunció que las potencias mundiales que se habían reunido en Múnich, Alemania, habían acordado un objetivo para el cese de hostilidades en Siria una semana después.

La fecha llegó y se fue, y las luchas y las muertes continuaron.

El grupo Physicians for Human Rights expresó su escepticismo en relación a que la tregua más reciente detendría la violencia sobre el terreno en Siria.

“Lo que los sirios necesitan es un cese a los ataques contra civiles y no hay evidencia de que este acuerdo eficazmente aborde el bombardeo a las instalaciones civiles como hospitales, los cuales repetidamente han sido blanco de las fuerzas sirias y rusas bajo el pretexto de atacar a grupos terroristas”, dijo en un comunicado el director de programas Widney Brown.

La violencia en Siria ha sido implacable.

Casi 200 personas murieron en el transcurso del fin de semana en varios ataques, de los cuales ISIS se hizo responsable, en la ciudad de Homs y en las afueras de Damasco.

Más de 250.000 personas han muerto, más de un millón han resultado heridas y más de la mitad de los sirios han sido desplazados desde que comenzó la guerra civil en el país en 2011, según las Naciones Unidas.