(CNN Español) - La vista que tuvo Scott Kelly en los últimos 340 días fue inmejorable. Desde la Estación Espacial Internacional este astronauta pudo ver la Tierra como pocos la han visto antes y registró en sus redes sociales las espectaculares imágenes.

Kelly regresará este martes a casa después de su misión que lo convirtió en el astronauta estadounidense en pasar más días en el espacio.

"Va a ser duro dejar este complejo asombroso porque probablemente nunca lo vuelva a ver y no espero hacerlo", dijo Kelly a Sanjay Gupta, de CNN, en su ronda final de entrevistas desde el espacio. "He volado en el espacio cuatro veces, así que va a ser difícil en ese sentido; pero ciertamente ansío regresar a la Tierra. He estado acá arriba por mucho tiempo y a veces, cuando lo pienso, siento que he vivido aquí arriba toda mi vida".

Kelly se despidió del espacio con una serie de impactantes fotografías:

"A despertar. Mi último amanecer desde el espacio y luego me tengo que ir", tuiteó.

Aunque el hombre de 51 años (celebró su cumpleaños en el espacio hace poco) ansía regresar, dice que extrañará el pequeño rincón suspendido que se ha vuelto su hogar.

El regreso de Kelly a la Tierra, el martes, tomará menos de tres horas y media. La cápsula Soyuz está diseñada para emitir calor en su paso por la atmósfera y para haber perdido dos tercios de su masa al llegar a 122 kilómetros sobre la Tierra.

La cápsula trazará una línea en el cielo en su viaje de 230 metros por segundo. Quince minutos antes de aterrizar, se desplegarán cuatro paracaídas en un esfuerzo por reducir drásticamente la velocidad y luego se desplegará un paracaídas principal que desacelerará el descenso hasta 7,3 metros por segundo y luego a 1,5 metros por segundo justo antes del aterrizaje. Un segundo antes, dos juegos de tres motores se encenderán para suavizar el aterrizaje.

No cabe duda de que los seguidores de Kelly en Twitter (hasta el momento son más de 900,000) extrañarán sus paisajes diarios desde el espacio que dejan ver diferentes partes de la Tierra. Kelly ha capturado eventos espectaculares tales como tormentas de nueve e incluso el Super Bowl desde el espacio, pero también ha sido testigo de la fragilidad de la Tierra.

Una vez que Kelly aterrice, la próxima semana, el equipo de búsqueda y rescate de las fuerzas armadas de Kazajistán los sacarán rápidamente de la cápsula de reentrada. Se someterán inmediatamente a una revisión médica por parte de un cirujano de vuelo y luego ejecutarán una serie de pruebas de campo para emular el aterrizaje en Marte, de acuerdo con Robinson. Es algo como recorrer una pista de obstáculos contrarreloj.

Kelly tendrá que readaptarse a la gravedad de la Tierra, practicar levantarse luego de caer y evaluar sus propios mareos. La mayoría de los astronautas presenta déficits en las capacidades sensoriales y motoras mientras su oído interno se adapta a la gravedad de la Tierra y eso puede provocar desorientación, de acuerdo con Robinson. La NASA quiere asegurarse de que los astronautas pueden llevar a cabo todo el procedimiento posterior al aterrizaje con seguridad.

Kelly también se someterá a pruebas biomédicas adicionales y continuará con la recopilación de datos posteriores al vuelo tras volar de Kazajistán a Houston. Allá se llevarán a cabo las pruebas finales, 30 días después del aterrizaje.