HONG KONG (CNNMoney) - Un tribunal chino sentenció a 24 personas a largas penas de prisión por estafar a ciudadanos de edad avanzada por el equivalente a más de 1.500 millones de dólares.

El grupo fue acusado de estafar a más de 230.000 personas, principalmente a ciudadanos de la tercera edad, por 9.900 millones de yuanes (1.500 millones de dólares), al ofrecer inversiones fraudulentas que prometían rendimientos de hasta el 47%, de acuerdo con la agencia oficial estatal Xinhua.

El fraude duró una década de 2002 a 2012, con sucursales que operaban a lo largo de China, según el informe.

El supuesto líder recibió una sentencia de cadena perpetua el lunes en el fallo emitido por el tribunal en la provincia de Guangdong al sur del país. Las otras 23 personas condenadas recibieron sentencias de prisión que oscilaban entre 3 y 14 años.

El tribunal también congeló las cuentas de los sospechosos, e incautó activos, entre ellos 127 vehículos y 43 villas. Pero gran parte del dinero que obtuvieron por la estafa probablemente no será recuperado, ya que se gastaron grandes sumas de dinero y los demás fondos no han sido ubicados, según Xinhua.

Este es el más reciente escándalo de inversiones que ha surgido en el misterioso mundo del sistema bancario en China, un sector oscuro y no regulado del sistema financiero del país que ofrece inversiones turbias con tasas de retorno extremadamente altas, entre otros servicios.

A menudo no hay transparencia respecto a dónde exactamente se dirige el dinero de los inversionistas, y los vehículos de inversión tienen nombres vagos, como "productos de manejo de riqueza". En algunos casos, se venden a través de intercambios privados o por medio de plataformas en línea.

Tales servicios han proliferado a medida que los chinos buscan lugares dónde invertir sus ahorros. Para los inversores minoristas, hay pocas opciones de recibir más por su dinero ahora que los mercados de valores nacionales se encuentran afectados y ahora que el mercado de las viviendas está en dificultades. Además, estas inversiones en ocasiones son comercializadas por grandes bancos que son propiedad del estado, algo que algunos inversionistas ven como una garantía implícita.

El mes pasado, las autoridades chinas arrestaron a más de 20 sospechosos que fueron acusados de una participación en lo que fue descrito como un enorme plan Ponzi que supuestamente estafó a cientos de miles de personas por alrededor de 7.600 millones de dólares.

La estafa se llevó a cabo bajo el nombre de E-zubao, una plataforma de préstamos entre pares que le prometía a los inversionistas atractivos retornos de hasta el 15% cuando fue lanzada hace año y medio.