(CNN Español) - El choque de poderes en Venezuela se agravó tras una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que le quita competencias a la Asamblea Nacional.

La asamblea declaró sin valor la sentencia que limita la función como controlara del legislativo sobre el resto de los poderes.  El presidente del legislativo, Henry Ramos Allup, dijo que el fallo es nulo porque le falta la firma de un magistrado.

En el seno del parlamento la oposición ratificó su intención de activar un mecanismo para adelantar el fin del mandato del presidente Nicolás Maduro. Sin embargo, hasta el momento no han concertado cual será el camino a seguir.

Tres son las opciones con que cuenta la oposición venezolana para sacar al presidente Nicolás Maduro del poder: una enmienda constitucional, la revocatoria del mandato y la solicitud de renuncia. La Mesa de la Unidad discute si puede activarlas simultáneamente o si se decanta por una de estas fórmulas.

En abril, Maduro cumple tres años de gobierno, que tiene un mandato constitucional de seis años.

La bancada oficialista se negó a participar en las sesiones del jueves por considerar que va en contra del estado de derecho.

Los opositores aprobaron un acuerdo que incluye la solicitud de activar el artículo 20 de la Carta Democrática de la Organización Estados Interamericanos para generar un debate y haya gestiones diplomáticas para restituir la institucionalidad que según la MUD se ha perdido en Venezuela.

En diálogo con Patricia Janiot, el constitucionalista pedro Afonso del Pino dijo que en Venezuela "hay un arrollamiento del poder Judicial al Legislativo" y que en este caso "la sala constitucional del TSJ no interpreta la Constitución: la reescribe".

"Si el TSJ sigue operando como instrumento del Gobierno, jurídicamente no habrá salida", dijo Del Pino.