Donald Trump ha sido objeto de críticas por parte de sus colegas republicanos por sugerir que "todo el mundo tiene que estar cubierto" y que "el gobierno pagará por ello".

(CNN) - Donald Trump expuso el miércoles por primera vez cómo reformará el sistema de salud de Estados Unidos después de prometer en repetidas ocasiones que "revocará y reemplazará el Obamacare con algo mejor".

Trump publicó un plan de reforma de salud de siete puntos en el que pide que se derogue el Obamacare, al eliminar las barreras estatales que impiden la venta de seguros médicos a través de las fronteras estatales y al hacer que los pagos de las primas de seguro de salud de los individuos sean totalmente deducibles de impuestos.

Las reformas, las cuales Trump llama "simplemente un lugar para empezar", tienen como propósito ampliar el acceso a la asistencia médica, al hacer que la atención médica sea más asequible y al mejorar la calidad de la misma, de acuerdo con el plan publicado en el sitio web de la campaña de Trump.

Trump también pide en su plan de asistencia médica que se elimine el mandato individual, el cual bajo Obamacare requiere que todos los estadounidenses tengan seguro de salud, y que Trump sugirió que estaba a favor del mismo hace menos de dos semanas.

"Me gusta el mandato. Mi plan es diferente en esto: no quiero que las personas mueran en las calles", le dijo Trump a Anderson Cooper de CNN el 20 de febrero.

Trump ha sido objeto de críticas por parte de sus colegas republicanos por sugerir que "todo el mundo tiene que estar cubierto" y que "el gobierno pagará por ello", como dijo en una entrevista en "60 Minutes" de CBS en septiembre... una proclamación que sus rivales han intentado usar contra Trump para sugerir que él está a favor de la asistencia médica administrada por el gobierno.

Sin embargo, el plan que Trump detalló el miércoles no menciona las aseveraciones de Trump de que todo estadounidense debe estar asegurado, incluso si el gobierno tiene que pagar la cuenta.

En cambio, el plan de Trump se basa en ideas más conservadoras, como convertir el Medicaid en un programa de subvención de bloques que tendría como objetivo "eliminar el fraude, el despilfarro y el abuso para preservar nuestros preciosos recursos".

Aunque Trump se ha comprometido a garantizar que los estadounidenses que no pueden pagar un seguro de salud estén cubiertos —en parte al recortar los "acuerdos" del gobierno con los hospitales de todo el país—, el plan de asistencia médica de Trump no aborda esas ideas, en cambio sugiere que Trump "reducirá el número de personas que necesitan acceso a programas como Medicaid".

"El mejor programa social siempre ha sido un trabajo... y el cuidado de nuestra economía tendrá que recorrer un largo camino para reducir nuestra dependencia de los programas de salud pública", estipula el plan de Trump.

Trump también vincula sus propuestas de asistencia médica con sus propuestas de inmigración, lo cual desde hace mucho tiempo ha sido la piedra angular de su campaña presidencial.

"Si simplemente implementáramos las leyes de inmigración actuales y restringiéramos el desenfrenado otorgamiento de visas ​​a este país, podríamos aliviar las presiones de los altos costos de asistencia médica a los gobiernos estatales y locales", propone Trump en su plan.

El plan de asistencia médica de Trump también pide que se requiera "transparencia de precios" para permitirles a los pacientes que "compren y encuentren los mejores precios" para su asistencia médica y eliminar las barreras que en la actualidad hacen que sea mucho más difícil que ingresen medicamentos extranjeros más baratos al mercado de salud estadounidense.