El primer ministro David Cameron (izquierda) y el presidente francés Francois Hollande (derecha) durante una conferencia de prensa tras la cumbre del Reino Unido-Francia que se realizó en Amiens, al norte de Francia.(Crédito: STEPHANE DE SAKUTIN/AFP/Getty Images)

(CNNEspañol) - El presidente de Francia Francois Hollande les está advirtiendo a los votantes británicos del referéndum sobre las "consecuencias" inmigratorias y financieras que tendría el salirse de la Unión Europea.

Hollande le hizo eco a su ministro de Economía en cuanto a especular que el foco de la crisis migratoria de los dos países podría cambiar de Calais al lado británico del canal de la Mancha.

"No quiero asustarlos, solo quiero decir la verdad, habrá consecuencias si el Reino Unido abandona la Unión Europea", dijo Hollande en una conferencia de prensa, de pie junto al primer ministro británico, David Cameron. Los dos líderes acababan de asistir a una cumbre del Reino Unido-Francia, la cual fue llevada a cabo el jueves en Amiens, al norte de Francia.

"Habrá consecuencias, especialmente en la forma en que manejemos las situaciones que acabamos de mencionar en términos de inmigración", dijo, al parecer una referencia que el ministro de Economía, Emmanuel Macron, le hizo al periódico británico Financial Times antes de la reunión.

El primer ministro británico anunció el jueves un financiamiento adicional de 17 millones de libras (24 millones de dólares) para ayudar a Francia a abordar el problema en el controvertido campamento de migrantes en Calais, conocido como la "jungla".

El campamento en las afueras de la ciudad francesa más cercana al Reino Unido es un importante punto de tránsito para miles de migrantes que esperan ingresar ilegalmente a Gran Bretaña al pasar de contrabando en camiones u otros vehículos. Muchos migrantes allí se niegan a salir y registrarse en un centro de acogida francesa ya que su destino preferido es el Reino Unido.

Cameron había dicho anteriormente que el notorio campo migratorio podría trasladarse a las costas británicas si el Reino Unido votaba a favor de salir de la Unión Europea en el referéndum "Brexit" (salida de Gran Bretaña) a llevarse a cabo en junio. La medida reflejaría la posible revisión de un acuerdo anglo-francés, conocido como el tratado de Le Touquet, el cual permite que el Reino Unido establezca funcionarios de inmigración en el territorio francés.

Advertencias

"El Brexit es la otra cara de la crisis de refugiados", dijo Macron, según una transcripción de sus comentarios.

"El día que esta relación se deshaga, los migrantes ya no se quedarán en Calais", dijo.

Hollande también hizo alusión a otras desventajas para los británicos que aspiran a una mayor independencia en Europa.

"Habrá consecuencias en muchos ámbitos: en el mercado único, en el comercio financiero y en el desarrollo económico de los dos países. Esto no quiere decir que todo será destruido, no quiero presentarles un escenario catastrófico, pero habrá consecuencias, especialmente también en términos de personas".

'Consecuencias'

Hollande trató de confirmar que las "relaciones históricas" de los dos países y "amistad" ha perdurado, pero advirtió que si se toma una medida para salir del bloque habría consecuencias.

"No hay una solución donde no hay consecuencias. Hay consecuencias si gana el "permanecer" y hay consecuencias si gana el "salirse"; habrá consecuencias de cualquier forma. Cada vez que la gente se expresa en un referéndum, hay consecuencias", dijo.

Los políticos del Reino Unido que apoyan la separación fueron despectivos al discutir que el tratado sería revisado, ya que el alcalde de Londres y el prominente defensor de la "salida", Boris Johnson, hablando en pidgin francés negaron que podría haber un centro de procesamiento de migrantes para reemplazar a Calais en suelo británico.

"Yo diría: 'Donnez-moi un descanso'. No hay ninguna razón en lo absoluto para cambiar ese tratado", según lo citó The Guardian. "Se trataba de un tratado intergubernamental; era el tratado de Le Touquet. Fue firmado entre el gobierno británico y el gobierno francés. No está en los intereses franceses querer hacer eso y siempre se trata del mismo alboroto y alarmismo".