La infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarín, a la salida de una de las audiencias en el juicio que en Palma de Mallorca (JAIME REINA/AFP/Getty Images).

(CNN Español) - La infanta Cristina de Borbón, hermana del rey Felipe VI, se sentó el jueves en el banquillo de los acusados, como parte del juicio del caso Nóos, que comenzó el pasado 11 de enero.

Es la primera vez que un miembro de la realeza española se sienta en el banquillo de los acusados.

La infanta Cristina fue acusada de cooperar en dos delitos fiscales con su marido Iñaki Urdangarín.

El caso, abierto en la Audiencia de Palma de Mallorca (Islas Baleares) investiga al Instituto Nóos, una fundación sin ánimo de lucro que presidió Urdangarín, a la que supuestamente se desviaron 6,1 millones de euros de fondos públicos entre 2004 y 2007.

En una declaración que duró poco más de una hora, y en la que solo respondió a las preguntas de su abogado, la infanta Cristina dijo que confiaba en su marido y que cree plenamente en su inocencia, según la agencia Efe.

"Yo confío plenamente en él, confío en su inocencia y estoy convencida de que ha estado bien asesorado", ha señalado cuando le han preguntado si conocía que Urdagarin está acusado de usar Aizoon como empresa pantalla.

La infanta fue la última de los 17 acusados del caso Nóos en declarar. Está acusada como presunta cooperadora de dos delitos fiscales que Urdangarin presuntamente habría cometido al defraudar cerca de 340.000 euros de en sus declaraciones fiscales de 2007 y 2008 a través de Aizoon.