Por "House of Cards", Kevin Spacey participa en la categoría de mejor actor principal en serie de drama, junto a Sterling K. Brown ("This Is Us"), Anthony Hopkins (Westworld), Bob Odenkirk (Better Call Saul), Matthew Rhys (The Americans), Liev Schreiber (Ray Donovan), Milo Ventimiglia ("This Is Us"). (Crédito: Netflix)

(CNN) - Una de las críticas constantes a House of Cards, la afamada serie de Netflix, es que los despiadadamente ambiciosos Frank y Claire Underwood nunca se han enfrentado a un rival digno de su turbia brillantez maquiavélica.

Pero finalmente en la cuarta temporada del thriller político, que se estrenó este viernes 4 de marzo, encontraron un oponente digno: Frank y Claire se enfrentan.

https://www.facebook.com/HouseofCards/videos/vb.489536651069106/1012769612079138/?type=2&theater

Este es el tema que prevalece en la más reciente temporada. Cuando dejamos al presidente Frank Underwood (interpretado por Kevin Spacey) y su primera dama, Claire (Robin Wright), él estaba encerrado en una dura campaña de reelección y ella, cansada de ser utilizada para su beneficio político, lo dejaba.

En esta temporada continúa esa batalla de reelección —y la disputa de los Underwood— al mismo tiempo en el Estados Unidos está embrollada en su propia displicente y ‘más extraña que la ficción’ campaña presidencial.

La serie presenta a algunas nuevas caras famosas, incluyendo a Neve Campbell que interpretará a una operadora política, a Cicely Tyson como una veterana senadora de Texas y a Ellen Burstyn como la fría madre de Claire.

Algunos ‘fantasmas’ del pasado también vuelven a aparecer, aunque no es claro si ellos representan una amenaza real para el imperio Underwood.

En Twitter algunos fanáticos del show, tal vez cansados de la política de la vida real, esperaban ansiosamente los nuevos episodios.

“Es muy bueno que la temporada 4 de House of Cards salga mañana, porque necesito un escape de la escena política distópica de hoy”, dijo un usuario de Twitter el jueves en la noche.

Es aún muy pronto para juzgar la cuarta temporada de la serie, ya que muchos de los fanáticos continúan viendo los nuevos capítulos (se lanzó hacia la media noche), y Netflix sólo dejó que los críticos vieran los primeros seis.

Pero aquí hay les ofrecemos los comentarios de algunos críticos.

¿La sombra de Donald Trump?

“La presidencia de 'House of Cards' nunca se había sentido tan real: Frank Underwood es la encarnación del mal, hizo ascender a un congresista junior y empujó periodistas a los trenes. Pero ahora, en la vida real, estamos en medio de una carrera presidencial tan extraña que sus maquinaciones están empezando a ser reales”, escribió Brian Moylan en The Guardian. “Hay muchos paralelos entre la reelección de Underwood y lo que pasa afuera entre Donald Trump, Ted Cruz, Hillary Clinton y Bernie Sanders”.

“La cuarta temporada de la serie política de Netflix muestra a Underwood pescando la nominación demócrata a la presidencia. Él compite contra Heather Dunbar, una mujer determinada que nunca ha sido elegida popularmente. Ella es una mujer rica e independiente que patrocina su campaña con el dinero de su familia. Esencialmente, ella es Trump y Clinton combinados”, escribió Molan.

Y agrega que mientras ‘House of Cards’ contiene “puntos de la trama que están separados de la realidad”, la vida real se volvió un drama.

“Algo drástico pasa en el cuarto episodio y es tan ridículo que es difícil de creer. ¿Pero acaso es más inaudito el hecho de que un personaje usual de los tabloides y el presentador de un reality, cuya idea de política exterior es prohibirles la entrada a los musulmanes y construir un muro en la frontera con México, pueda ser presidente?

Mucha más acción

“Hay también varios personajes que habían aparecido antes en la serie, pero no puedo decir quienes son, aunque el personaje apareció al principio de la temporada”, escribió Daniel Fienberg en The Hollywood Reporter.

“Esto, en realidad representa otra mejora, porque hablando de la temporada pasada, no pude haber arruinado nada aunque quisiera. En esta temporada pasan significativamente más cosas, mucho más absurdas y controvertidas”, escribió Fienberg.

Según el crítico de The Hollywood Reporter, en esta temporada Claire es especialmente más activa “mientras cumple el viaje ‘Clintoniano’ que había emprendido”.

“Su papel es un reflejo de su ego descarado en toda la serie, que a nadie le importa en lo más mínimo”, agregó el autor, que a su vez comparó a lo que hace ’Claire’ con “lo que ha estado haciendo ’Mellie Grant’ —de la serie Scandal— en los últimos dos años”.