CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Rusia

¡Aletas a cubierta! Rusia quiere reclutar una nueva brigada de delfines

Por Euan McKirdy

(CNN) – El ejército de Rusia está buscando nuevos reclutas.

Un documento en un sitio web oficial del gobierno detalla que el Ministerio de Defensa de la Federación Rusa está buscando cinco delfines de la especie ‘nariz de botella’, tres machos y dos hembras, necesarios para el servicio militar. Otras características incluyen la longitud de los animales (de 2,3 a 2,7 metros) y edad (entre 3 y 5 años). El ejército está dispuesto a pagar 350.000 rublos (unos 5.000 dólares) por cada uno los delfines. 

El informe establece que los animales «deben mostrar la actividad motora», que no debe haber ningún daño visual en su piel, que deben tener todos los dientes, sin arañazos ni grietas, y el ritmo de respiración mínima debe ser de dos respiraciones por minuto, y máxima, cuatro.

La orden de compra establece que los delfines deben ser capturados en presencia de especialistas en mamíferos marinos y transportados con humanidad, en bañeras llenas de agua de mar, según el informe, recogido por los medios estatales de Rusia.

Animales de guerra

Los animales han desempeñado un papel en las guerras a lo largo de la historia, desde Alejandro Magno, que utilizó elefantes como caballería, hasta la Segunda Guerra Mundial.

Los perros han sido utilizados para una amplia gama de tareas, desde la entrega de mensajes y hasta para olfatear minas.

Los delfines también prestaron servicios en el pasado, tanto para la Marina de Estados Unidos -que también entrena leones marinos con fines militares- como para el ejército de Rusia, ya que estos mamíferos son altamente entrenables para detectar riesgos como minas marinas o buzos enemigos.

Los delfines de guerra de Ucrania guerra se vieron obligados a cambiar de lealtad después de la anexión rusa de Crimea en 2014.

Alla Eschenko contribuyó con este reporte.