CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

Cómo Trump y Sanders aprovecharon la ira económica de los estadounidenses

Por Stephen Collinson

(CNN) — Finalmente, alguien está escuchando.

Donald Trump y Bernie Sanders pueden ser polos opuestos en sus ideas políticas y temperamentos, pero ellos están expresando sentimientos viscerales de privación de derechos y enajenación entre los votantes pesimistas que sienten haber sido ignorados durante años.

Aun cuando de diferente forma, tanto el multimillonario como el socialista democrático están hablando en nombre de vastas poblaciones de estadounidenses que se sienten amenazadas por la globalización, que cuestionan los beneficios del “libre comercio” que los líderes políticos han vendido durante décadas y que creen que las élites distantes controlan la economía de una manera perjudicial para sus vidas y sus perspectivas.

Esto ha resultado ser una potente mezcla electoral… la cual ha levantado candidatos insurgentes como Trump y Sanders a lo largo del ciclo de 2016 y ha desafiado a enemigos como Hillary Clinton y a los republicanos del ‘establishment’ quienes se han dado cuenta que resulta más difícil reconciliar la ira común de lo que imaginaron.

La combinación de la ansiedad económica fue claramente evidente en la historia de fondo del triunfo de Trump en Michigan y Mississippi, así como en la sorprendente victoria de Sanders durante las primarias demócratas en Michigan la noche del martes.

“Michigan ha quedado despojado. Tú ves todas esas fabricas vacías por todos lados y a nadie le llega ese mensaje mejor que a mí”, le dijo Trump a Anderson Cooper de CNN el miércoles.

Los dos hombres no solo están jugando con las actividades previas de aquellos que se ven a sí mismos como víctimas de la globalización y el cambio tecnológico que han hecho una siega a través de la economía de los obreros. Siete años después de que estalló la gran recesión, el crecimiento salarial se ha estancado y el subempleo se ha extendido. Los asuntos económicos estructurales que han perseguido a la clase media, incluso antes de 2008, también se han dejado enconar.

No importa que los precios de la gasolina estén por los suelos, que la tasa de desempleo esté en su punto más bajo desde hace ocho años y que Wall Street, a pesar de varios meses inestables, haya subido un 40% luego de cinco años. La universidad cuesta más, los niveles de vida básicos son más caros y los puestos de trabajo bien remunerados parecen más precarios que nunca. Muchas personas todavía se están preguntando: “¿Cuándo llegará la recuperación para mí?”

Cuando los oponentes señalan que ninguna revelación viene con un conjunto de soluciones prefabricadas o incluso políticas coherentes, en realidad se apartan de lo que realmente importa.

Esto se debe a que Trump y Sanders están apelando a las emociones viscerales que amplifican los movimientos políticos, no a los detalles retorcidos de la política comercial o económica.

“Creo que ahora estamos en una nueva era y esa nueva era se refiere primordialmente a la profunda preocupación de las personas por la estructura de nuestra economía, tienen la sensación de que el campo de juego no está nivelado, que son los intereses de élite los que están escribiendo las reglas”, dijo Felicia Wong del Instituto Roosevelt progresista, el cual ha llevado a cabo la encuesta que muestra que los votantes son más propensos a expresar un interés en la votación en el 2016 después de escuchar un mensaje sobre el tema del comercio.

“Estas son las preocupaciones de las que Trump y Sanders están hablando de maneras muy diferentes, pero están apelando a las mismas preocupaciones básicas”, agregó.

El mensaje de Trump es explosivo, la identificación de culpables de lo que él ve como la cábala corrupta de los políticos de Washington y los que supuestamente son extraños siniestros, como inmigrantes ilegales, empresas chinas de empleo que roban empleos o severos negociadores que manejan anillos alrededor de los funcionarios decadentes de Estados Unidos en lugares como Vietnam y Japón. Para sus partidarios, él es el tiburón más feroz en un grupo general que, si no hace nada más, por lo menos hará que el resto del mundo tenga temor de las mordidas de Estados Unidos.

A pesar de las afirmaciones que hacen sus rivales respecto a que sus empresas se han beneficiado de la externalización, el multimillonario con frecuencia se queja de que ahora es imposible para él para comprar televisiones fabricadas en Estados Unidos para sus hoteles, y que, en su lugar, se ve obligado a comprarlas al por mayor de Corea del Sur.

Y él ha llevado la política de la ansiedad más allá que Sanders, al salirse de un ámbito exclusivamente económico para aprovechar un sentido más profundo de la privación de los derechos culturales entre muchos patriotas estadounidenses.

Este es un grupo de personas que ven el rápido cambio social en temas como el matrimonio homosexual como asuntos que ponen en tela de duda sus creencias tradicionales, las que ellas sienten que son despreciadas por las élites políticas en las costas del este y el oeste, y que además son susceptibles a funestas advertencias sobre la disminución del poder de Estados Unidos en el extranjero.

En Michigan, el 55% de los republicanos dijo en las encuestas a pie de urna que el comercio con otras naciones se lleva los empleos en Estados Unidos, mientras que el 62% dijo que estaban muy preocupados por la economía estadounidense. Trump fue la primera opción para los votantes en ambas categorías. En Misisipi, cerca del 58% de las personas encuestadas dijo que el comercio se lleva los empleos en Estados Unidos y el 54% de ese grupo votó a favor de Trump.

La historia fue similar en el lado demócrata, donde el 57% de los votantes demócratas en Michigan dijo que el comercio se lleva los empleos estadounidenses. Entre las personas que pensaban así, Sanders fue el candidato más popular.

“Creo que la clave para que ganara en Michigan fue su mensaje claro sobre las políticas comerciales”, le dijo el miércoles el jefe de campaña de Sanders, Jeff Weaver, a “New Day” de CNN. “Michigan es un estado que ha sido devastado por los malos acuerdos comerciales. Él se ha opuesto a cada uno y la secretaria Clinton ha apoyado casi todos. Las personas en Michigan saben cuál es el impacto real de eso”.

La campaña de Clinton acusó a la campaña de Sanders de distorsionar sus posiciones, entre ellas la del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ratificado durante la administración del presidente Bill Clinton y el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), el cual ella respaldó en su concepto como secretaria de Estado, pero que ahora critica.

“Ella ha dicho que necesitamos renegociar el TLCAN, se opuso al CAFTA y se opuso al acuerdo TPP,” le dijo el portavoz de Clinton, Brian Fallon, a Wolf Blitzer de CNN. “Ella tiene un historial en el que considera esos acuerdos comerciales de manera individual y posee un enfoque estricto en el que cuando estos no ayudan a elevar los salarios para los trabajadores estadounidenses, ella se opone a ellos”.

Pero Sanders ha establecido una narrativa difícil de rebatir. Su enfoque frente a las ansiedades de los estadounidenses es ofrecer una “revolución política”, una que reescribirá las reglas de la economía de Estados Unidos –y a nivel mundial– según un modelo mucho más progresista.

Sus denuncias por los “oligarcas” de Wall y sus quejas de una economía “amañada” y un sistema “corrupto” de financiación de campañas favorecen los sentimientos de sus partidarios en cuanto a que ellos son impotentes para hacerle frente a las condiciones, cada vez peores, de sus vidas.

Él martillea el TLCAN y los pactos con China al decir que estos han impulsado los flujos comerciales a nivel mundial y que han alimentado la adicción de Estados Unidos por los productos baratos procedentes del extranjero, pero que también dejan un rastro de víctimas en los estados industriales en los que la base de fabricación simplemente no podía competir con los bajos salarios de las economías en aumento de Asia y de otros lugares.

Además, Clinton también tiene que idear una réplica efectiva a los ataques de Sanders en sus discursos pagados a las empresas de Wall Street después de que ella dejó el cargo de secretaria de Estado.

La victoria de Sanders en Michigan a hecho que algunos de sus partidarios detecten que una campaña que parecía tener una tendencia inexorable de alejarse de él podría, al menos, prosperar a lo largo del recorrido a través de las primarias en los estados del cinturón industrial como Pensilvania, Illinois y Wisconsin, los que a menudo encienden temas de obreros.

Además, incluso si Sanders no puede alcanzar a Clinton, bien puede tomar el crédito por arrastrarla hacia su izquierda en asuntos económicos, puesto que ella ahora habla en su discurso de campaña sobre la necesidad de hacer que las comunidades estadounidenses vaciadas sean “completas” nuevamente.

Además, Trump se aprovecha de las condiciones económicas de la época hasta llegar finalmente a una estrategia de elecciones generales. Sus posibilidades de conseguir la Casa Blanca, dada su baja posición entre los votantes minoritarios, dependería de dirigir una participación masiva entre los votantes blancos y de clase media-baja para expandir las esperanzas republicanas en estados como Michigan, Ohio, Pensilvania e incluso Illinois. Esa es justo la audiencia que tiene más probabilidades de ser cortejada por su nacionalismo económico mordaz.