CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

La pregunta incómoda que Donald Trump no podrá evadir en Florida

Por John D. Sutter

Nota del editor: John D. Sutter es un columnista para CNN Opinion que se enfoca en el cambio climático y la justicia social. Síguelo en Twitter, Facebook y por correo electrónico. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

(CNN) — El jueves en la noche, los candidatos presidenciales republicanos que quedan —liderados, por supuesto, por Donald Trump— se reunirán en el área de Miami para participar en otro debate.

El sur de Florida es una línea de frente crucial para el cambio climático. Y mi esperanza es que los candidatos, particularmente Trump, no serán capaces de seguir desestimando las preguntas sobre este asunto.

Para Trump, no es solo la retórica y los votos los que están en riesgo.

Es la propiedad.

Coloqué las direcciones de unos cuantos hoteles de lujo que llevan el nombre de Trump en una herramienta útil desarrollada para visualizar el aumento en los niveles del mar que está relacionado con el calentamiento global.

El Trump International Beach Resort, en Sunny Isles Beach, Florida, se ubicará en una estrecha isla a 6 pies de aumento en el nivel del mar, lo cual el gobierno dice que es posible este siglo.

Parece que Trump Hollywood, mientras tanto, estará sumergido en ese punto.

(Ingresa a EyesOnTheRise.org/app, y puedes buscar otras ubicaciones).

Peter Aldhous de BuzzFeed tenía una idea similar y utilizó datos de la NOAA para hacer gifs de la corriente para el imperio de bienes raíces que llevan el nombre de Trump en el Sur de Florida.

De forma reveladora, citó a un anfitrión conservador de radio que le preguntó a Trump si cree que “los niveles del mar están aumentando radicalmente”.

La respuesta de Trump: “No, no lo creo”.

Lo estaremos observando cuidadosamente.

Espero que lo presionen sobre este tema.

Sin embargo, incluso si no es así, la ubicación de este debate sirve para poner de manifiesto una ironía inquietante: para Trump, Ted Cruz (de Houston, otra ciudad amenazada por el aumento en el nivel del mar) y Marco Rubio, quien es del Sur de Florida, es mucho lo que está personalmente en riesgo cuando se trata del cambio climático.

Sin embargo, ellos no logran reconocer esto.

La piscina en el hotel Trump Hollywood en Florida, en una foto de 2009.

La piscina en el hotel Trump Hollywood en Florida, en una foto de 2009.

Y ellos no logran notar que las personas de bajos ingresos son las que se verán incluso más afectadas.

“Obama está hablando de todo esto con el tema del calentamiento global y …gran parte de esto es un engaño. Es un engaño”, dijo Trump en un mitin en Carolina del Sur, según PolitiFact. “Quiero decir, es una industria que hace dinero, ¿de acuerdo? Es un engaño, todo lo es”.

No es un engaño. Más del 97% de los científicos están de acuerdo en que es real y en que lo estamos ocasionando al quemar combustibles fósiles y talar bosques tropicales. Si no actuamos, veremos inundaciones en la costa, personas desplazadas, pobreza, muerte, y extinción en masa en los mundos de las plantas y los animales.

Nuestro deber moral es crear una economía más limpia.

¿Puede Miami Beach sobrevivir al cambio climático?

Sin embargo, los candidatos presidenciales siguen ya sea negando la existencia del cambio climático ocasionado por los humanos o no logran proponer las soluciones necesarias.

Para superar esto, tenemos que deshacernos de los combustibles fósiles en algún momento antes de 2050.

Ninguno de los candidatos presidenciales, entre ellos los demócratas, tiene un plan que sea lo suficientemente audaz como para hacer lo que la ciencia nos diga que debemos a hacer si no vamos a poner en peligro a las generaciones futuras.

Sin embargo, los demócratas, Hillary Clinton y Bernie Sanders, reconocen de manera audaz la realidad del cambio climático, admiten que somos nosotros los que lo estamos ocasionando y tienen planes para empezar a reducir la contaminación.

Esta es una diferencia crucial entre los partidos que tiene que ser reconocida.

Espero que esto se haga evidente en Florida el jueves. Desde ya, la ciudad de Miami Beach, la cual no está tan alejada del sitio del debate en la Universidad de Miami, está gastando 400 millones de dólares para tratar de bombear las crecidas. Ellos están viendo inundaciones en los días soleados vinculadas con las mareas más altas. Recientemente conocí a un residente ahí que ha empacado y se está preparando para trasladarse a tierras más altas debido a esto.

Este problema es real. Es sumamente importante.

Y, afortunadamente, todavía queda un poco de tiempo para abordarlo.

El jueves será otra oportunidad para que Trump y el Partido Republicano demuestren que pueden cambiar, que pueden asumir una posición informada y racional sobre la política del clima y la ciencia.

El Sur de Florida sería el lugar perfecto para hacerlo.

Si no para el resto de nosotros, entonces al menos para los hoteles Trump.