(CNN Español) - A una semana de la desaparición de los mineros en Tumeremo, en Venezuela, la Fiscalía anunció que han sido identificados 16 de los 28 mineros.

Y en una entrevista con el canal estatal, el defensor del pueblo, Tarek William Saab, informó que se han identificado a 11 autores de los actos punibles y confirmó que lo ocurrido fue consecuencia de la actuación de grupos criminales.

La zona fue tomada por policías, militares y fiscales que intentan dar con el paradero del grupo. Los familiares denuncian que hubo una masacre, pero oficialmente no hay una versión definitiva sobre lo que ocurrió.

Saab dijo en "Punto Crítico" de Venezolana de Televisión que la investigación determinó que hubo hechos punibles y que se han identificado al jefe de una banda criminal que actúa en el lugar.

El defensor del pueblo dijo que el responsable es es un "ciudadano extranjero".

Tras una semana de búsqueda, el paradero de los trabajadores de una mina, en el sureño estado Bolívar, sigue en el misterio. Aún está claro siquiera cuántos son.

La Fiscalía General de Venezuela logró identificar a 16, pero hay testigos que afirman haber visto 28 cadáveres.

Muchos pobladores de Tumeremo pasaron de la protesta al susurro de su lamento. Especialmente, luego de que los militares dispersaran el bloqueo de vías que persistía desde el sábado pidiendo justicia.

Temor en medio de presencia criminal

El miedo se agrava ante la amenaza de al menos cinco bandas delictivas que se disputan el control de las minas locales. La policía científica, el Ministerio Público y varias organizaciones de derechos humanos investigan lo ocurrido. También una comisión legislativa creada el martes. Dicen contar con suficientes elementos para hablar de una matanza.

Este poblado, de unos 50.000 habitantes según el censo de 2011, depende fundamentalmente de la minería ilegal, un negocio tan lucrativo como peligroso. Tumeremo está en el denominado arco minero del río Orinoco con importantes yacimientos de oro y diamantes, explotados muchas veces sin control y al margen de la ley.

La desaparición ocurrió dos semanas después que el gobierno venezolano impulsara el proyecto Arco Minero para regularizar la actividad minera en esa zona.

Varios dirigentes opositores y residentes de la zona sospechan que en realidad se trató de una masacre desatada tras un enfrentamiento entre bandas por el control de una mina de oro descubierta hace poco.

Con información de Osmary Hernández