(CNN Español)– Un juez federal rechazó un pedido para procesar a la expresidenta Cristina Fernández por encubrimiento del atentado a la mutual judía AMIA presentada por el fallecido fiscal Alberto Nisman.

Nisman apareció muerto de un tiro en la cabeza en el baño de su casa el 18 de enero de 2015, cuatro días después de haber denunciado a la entonces presidenta Cristina Fernández y a varios funcionarios del gobierno por el supuesto encubrimiento de los acusados iraníes por el atentado a la mutual judía Amia, que en 1994 dejó 85 muertos.

El fiscal federal Gerardo Pollicita llevó nuevamente la antigua denuncia que Nisman hizo en vida contra Cristina Fernández de Kirchner en ese entonces presidenta, por el supuesto encubrimiento de negociaciones con Irán. Esta denuncia fue la que hizo Nisman cuatro días antes de aparecer muerto.

Las acusaciones fueron negadas por Fernández y los demás funcionarios y fue desestimada en varias ocasiones por las autoridades argentinas. La razón por la que Pollicita llevó de nuevo la denuncia fue porque consideraba que había nuevos elementos.

El fiscal determinó que no había tales elementos y que no se le daría curso a la investigación.

En enero de 2015, el fiscal federal Gerardo Pollicita decidió imputar este viernes a la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner por la denuncia efectuada por el fiscal Alberto Nisman sobre el atentado a la AMIA cuatro días antes de su muerte.

Pollicita pidió que investiguen el supuesto "encubrimiento" e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

El funcionario judicial, titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°11, firmó un requerimiento para que se tomen varias medidas de prueba. El dictamen quedó en el juzgado federal N° 3, Daniel Rafecas. Este es el documento oficial del requerimiento de instrucción.

En la causa también quedaron implicados el canciller, Héctor Timerman, el diputado Andrés Larroque, el dirigente Luis D'Elía y el líder de Quebracho, Fernando Esteche. Todos ellos, según Nisman, siguieron un plan operado por Cristina Kirchner para encubrir a un grupo de iraníes y desviar la investigación por la voladura de la mutual judía.

En marzo de ese año, la Cámara Federal de Argentina ratificó el fallo de un juez de primera instancia que desestimó la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Tres jueces de la Sala Primera de la Cámara rechazaron por mayoría la apelación de otro fiscal que pedía abrir una investigación contra la mandataria por el presunto encubrimiento de terroristas.

La denuncia del fallecido fiscal acusaba a Fernández, al canciller Héctor Timerman y a otros integrantes de su gobierno de supuesta protección de los acusados iraníes por el atentado contra la mutual AMIA, que en 1994 causó 85 muertos.

El juez de la causa rechazó la imputación de la mandataria porque considera que no hay delito.