CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empresas

Por qué Donald Trump y Hillary Clinton están molestos por las galletas Oreo

Por David Goldman

NUEVA YORK (CNNMoney) — Si hay una cosa en la que los candidatos presidenciales pueden estar de acuerdo es que “las galletas preferidas de Estados Unidos” deberían ser hechas en este país.

Hillary Clinton, Donald Trump y Bernie Sanders se han expresado en contra del plan de Mondelez International de recortar 600 empleos en una fábrica de galletas Oreo en Chicago, y trasladar muchos de esos puestos de trabajo a México.

Nabisco, una subsidiaria de Mondelez, había recibido 90 millones de dólares en beneficios fiscales de Chicago e Illinois en 1993 para seguir produciendo galletas Oreo en las instalaciones de la compañía en el Southwest Side. Nabisco había usado el dinero para mejorar sus instalaciones a fin de producir más galletas Oreo, pasteles Fig Newtons libres de grasa y galletas Ritz.

Sin embargo, Mondelez anunció en julio de 2015 que esas instalaciones habían llegado a ser demasiado ineficientes, y esta vez, las mejoras se estarían llevando a cabo en otros sitios. Como parte de una inversión de 130 millones de dólares, la compañía construyó instalaciones de producción en Salinas, México. Mondelez las llama “Lines of the Future”.

Las cuatro instalaciones “Lines of the Future” en México reemplazarán a nueve de las líneas de producción en Chicago. Está previsto que los despidos en Chicago inicien el 21 de marzo.

Los candidatos presidenciales están usando las contrataciones en el extranjero como material para sus discursos de campaña.

“Si una compañía como Nabisco hace contrataciones externas y envía empleos al extranjero, haremos que devuelvan las exenciones tributarias que reciben aquí en Estados Unidos”, dijo Clinton durante un discurso en la empresa automotriz Detroit Manufacturing Systems la semana pasada.

Trump, durante un discurso en octubre, dijo que él “Nunca volvería a comer otra Oreo”.

“No quiero que hagan sus galletas y las vendan allá”, dijo Trump. “Simplemente no lo quiero. No es justo para nosotros. Chicago está perdiendo esta planta grande. La está perdiendo porque se irá a otro país”.

Y el presidente de trabajo de Sanders repetidamente se ha expresado en contra de los planes de Mondelez.

Mondelez dice que seguirán produciendo galletas Oreo en tres instalaciones en Estados Unidos, como Fair Lawn, New Jersey; Naperville, Illinois; y Richmond, Virginia. La compañía no dijo qué porcentaje de galletas Oreo producirá en México luego de los despidos.

Trasladar parte de la operación a México le ahorrará a Mondelez 46 millones de dólares, ha dicho la compañía. Un portavoz también afirmo que la compañía habría despedido a 300 personas de todas formas, debido a que “Lines of the Future” requiere el trabajo de menos operadores.

Más o menos 600 personas mantendrán sus empleos en la fábrica de Chicago. Eso representa la mitad del número actual de empleados y mucho menos en comparación con las 2.400 personas que trabajaban ahí en 1993.

Nabisco cambió el eslogan de Oreo de “la galleta preferida de Estados Unidos” a “La galleta preferida de la leche” en 2004.