CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

Donald Trump se queda sin argumentos para atacar la economía china

Por Jethro Mullen

(CNNMoney) — Donald Trump tiene que actualizar su sección de ataques a China en su discurso de campaña.

El candidato republicano ha acusado con frecuencia a Pekín de mantener su moneda artificialmente baja, haciendo imposible que las empresas estadounidenses puedan competir con sus rivales chinas.

“China es el gran abusador”, declaró recientemente, llamando a esta y otras naciones “grandes maestros en la manipulación monetaria”.

Es una queja familiar. Durante años, los gobiernos de Estados Unidos y otros países acusaron a Pekín de mantener débil su moneda —el yuan— con el fin de abaratar sus exportaciones.

Pero esos argumentos han sido debilitados por dos acontecimientos clave: durante la mayor parte de la década pasada, el yuan se ha fortalecido frente al dólar, ganando casi 19% desde 2006. Cuando comenzó a debilitarse de nuevo a medida que China relajaba su control sobre la moneda y a medida que la economía se desaceleraba, Pekín utilizó su potencia masiva para tratar de impedir que cayera demasiado.

Esto, en conjunto, hace que el argumento de Trump suene un poco rancio.

“Los argumentos acerca de que China obliga a caer [el yuan] por razones competitivas tenían mérito en el pasado, pero realmente no creo que lo tengan ahora”, dijo Brian Jackson, economista experto en China de la firma de investigación IHS.

Los analistas estiman que cientos de miles de millones de dólares —quizás hasta 1 billón de dólares— salieron masivamente de China el año pasado a medida que su economía se desaceleraba. La tendencia ejerció presión sobre el yuan a medida que la gente vendía la moneda con el fin de comprar otras divisas.

En respuesta, China trató de presionar en contra de la tendencia. Ha estado quemando sus enormes reservas de dinero extranjero —efectivamente vendiendo dólares y comprando yuanes— en un intento por apuntalar la moneda, también conocida como renminbi.

El temor es que Pekín eventualmente se quede con poca moneda extranjera, lo cual significa que tendrá que ceder y permitir una repentina y fuerte caída en el yuan. Eso podría agitar los mercados de todo el mundo, al igual que sucedió con dos descensos bruscos anteriores en los últimos siete meses.

“Están interviniendo para estabilizar el tipo de cambio”, dijo Jackson. “Es más que nada porque están preocupados de que si cae demasiado rápido, eso creará un círculo vicioso”.

Una fuerte caída en el yuan podría llevar a los inversores a retirar aún más dinero de China.

El veterano observador de China, James Fallows, describió los comentarios de Trump el martes como “completas tonterías”.

China también ha estado tomando medidas graduales para permitir que el yuan opere con mayor libertad. A finales del año pasado, el Fondo Monetario Internacional añadió el yuan a una canasta de monedas mundiales de élite ; un voto de confianza en las reformas de Pekín.

“Los mercados están en una posición mayor de influir en el valor del renminbi”, dijo Jackson.

Pero eso no parece evitar que Trump ponga el grito en el cielo.

“No sé qué es peor”, escribió Fallows. “Que Trump no sepa que China está manteniendo el renminbi alto (no bajo), o que lo sepa y diga lo contrario”.