CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Brasil

Brasil

Aprueban comisión especial para analizar juicio político a Dilma Rousseff

Por CNN Español

(CNN Español) — La Cámara de Diputados de Brasil aprobó una comisión especial que revisará la solicitud de juicio político a la presidenta Dilma Rousseff, reportó la estatal Agencia Brasil.

El anuncio se produce tras protestas masivas en varias ciudades del país que exigen el juicio a Rousseff por los escándalos de corrupción y la crisis económica.

La presión aumentó para el gobierno después de que se conociera el audio de una conversación entre Rousseff y el mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, en la que se entienda que Rousseff presuntamente evitó la posible detención del expresidente con el ofrecimiento del ministerio de Casa Civil, investigado por enriquecimiento ilícito, corrupción, blanqueo de dinero y falsificación de documentos.

Con gritos de “fuera Dilma” y con cacerolazos en varios puntos de Brasil, miles de manifestantes han tomado las calles para expresar su rechazo a la administración.

Lula aceptó el cargo en el ministerio y poco después de una ceremonia Lula da Silva tomó juramento, un juez suspendió su nombramiento.Según la conversación divulgada por autoridades federales brasileñas, Rousseff le envió un documento con su nombramiento como ministro para que lo utilizara en “caso de necesidad”. El hecho quedó registrado tras una interceptación telefónica legal autorizada por el juez Sergio Moro, quien investiga la posible participación del exmandatario en el escándalo de corrupción de la petrolera estatal Petrobras.

El expresidente Lula publicó en el Instituto Lula una carta abierta en la que dice que espera justicia. En la misiva, Lula, con un tono conciliador, se describe como víctima y dice que confía en la justicia. El exmandatario pide calma y pide que el caso se analice con sensatez.

En el ámbito latinoamericano, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro calificó la situación como un “golpe mediático-judicial” contra Rousseff y Lula da Silva.