CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Diario chino compara a Trump con Mussolini y Hitler

Por Kristie Lu Stout

(CNN) — Durante meses, el principal candidato republicano Donald Trump repetidamente se ha dirigido a China en la campaña electoral, al comprometerse a poner aranceles sobre los bienes producidos en el extranjero y a regresar a Estados Unidos las actividades como la producción del iPhone.

Trump incluso ha utilizado un mal inglés en un mitin de su campaña para burlarse del estilo de negociación de los empresarios chinos.

Anteriormente, Beijing le había restado importancia a cualquier impacto que la retórica de Trump pudiera tener en las relaciones entre Estados Unidos y China, y lo había reducido a un simple “alboroto”.

Pero esta semana, todo cambió.

Mientras Trump obtenía grandes victorias en su camino a la Casa Blanca, China emitió una fuerte crítica contra el proceso electoral en Estados Unidos y contra el candidato que ha “abierto una caja de Pandora en la sociedad estadounidense”.

En un editorial publicado esta semana, el periódico Global Times de China, propiedad del estado, condena al candidato multimillonario como una persona “imprudente al hablar” y “groseramente directo”.

El Global Times afirma que inicialmente se suponía que Trump debía “funcionar como un payaso para atraer a más votantes al Partido Republicano”. En cambio, el periódico implica que el Partido Republicano perdió el control de Trump… quien ahora se ha convertido en la peor pesadilla del partido.

¿Mussolini, Hitler, Trump?

El editorial también utiliza el ascenso político de Trump para resaltar el declive de Estados Unidos y los fracasos de la democracia, al afirmar que “Mussolini y Hitler llegaron al poder a través de elecciones, una pesada lección para la democracia occidental”.

En su último párrafo, el Global Times advierte que Estados Unidos debería cuidarse de convertirse en una fuerza destructora global antes de señalar a China por su “llamado nacionalismo y tiranía”.

Mientras que un portavoz del Partido Comunista utiliza el ascenso de Trump para condenarlo tanto a él como al estilo de la democracia occidental, los sobrevivientes de la campaña de la Plaza Tiananmen en 1989 han citado a Trump para condenar su fracaso al hacerle frente al Partido Comunista Chino.

Durante el debate republicano de CNN la semana pasada en Miami, Trump dijo que las manifestaciones a favor de la democracia eran “disturbios.”

Trump también dijo que creía que el gobierno chino tuvo una respuesta “fuerte y poderosa” al terminar con las protestas estudiantiles el 4 de junio de 1989.

Desde que hiciera esos comentarios, los disidentes chinos se han alineado para condenarlo por apoyar a la sangrienta represión y exigir una disculpa.

En un artículo para la revista TIME, el líder de la protesta de estudiantes de 1989, Wang Dan, denunció a Trump por usar el mismo lenguaje del Partido Comunista.

“Estoy decepcionado y enojado por las palabras del señor Trump,” escribe. “Si una represión sangrienta puede ser elogiada como una acción ‘fuerte y poderosa’, ¿qué significa esto respecto a los valores estadounidenses, sobre todo cuando esta caracterización errónea flagrante viene de un candidato presidencial?”

Quien lucha por la libertad le teme a Trump

Otro líder de las protestas de Tiananmen, Wu’er Kaixi, recurrió a Facebook para describir a Trump como “un enemigo de los valores por los que Estados Unidos se define a sí mismo… los mismos valores que desde hace mucho tiempo le han dado esperanza a las víctimas de un poder opresivo alrededor del mundo”.

Él añade lo siguiente: “A aquellos de nosotros que hemos luchado por la libertad en cualquier parte del mundo nos preocupa que algo está a punto de cambiar en Estados Unidos”.

Pero quizá la crítica más gráfica en contra de Trump proviene del caricaturista político Wang Liming, mejor conocido como Rebel Pepper.

Debido a que él se ha visto obligado a vivir en Japón por su propia seguridad, el caricaturista es bien conocido por sus críticas contra la élite de China.

En una caricatura publicada esta semana en su cuenta de Twitter dirigida simplemente “a Trump”, Rebel Pepper representa al candidato estadounidense como un comandante que brutalmente atropella y golpea a un manifestante mientras declara “Esto es lo mejor que importamos de China”.

¿Rostro impasible?

Los comentarios polémicos de Trump sobre el pasado de China ya no están siendo ignorados por los disidentes de China o por la clase dirigente política.

Y a pesar de sus implacables ataques y su firme avance político, el primer ministro chino Li Keqiang dice que las relaciones entre Estados Unidos y China se seguirán desarrollando sin importar quién gane la presidencia.

Ahí vemos que Beijing asume un rostro impasible.