CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Petróleo

Precios bajos del petróleo afectan a Medio Oriente: ya no pueden ‘proveerlo todo’

Por John Defterios, Ivana Kottasová

(CNNMoney) — La dramática caída del precio del petróleo ha tenido un impacto en muchas economías de Oriente Medio.

Los generosos subsidios al combustible y los alimentos han sido recortados, han introducido nuevos impuestos y se han reducido los beneficios sociales.

Los años cuando el petróleo costaba 100 dólares por barril y generaba un billón de dólares en ingresos de exportación han quedado atrás, y las naciones del Golfo que son ricas en petróleo, al igual que sus habitantes, están siendo obligados a aceptar una nueva realidad.

Estas son algunas de las medidas dolorosas que han introducido:

Kuwait

Kuwait disfruta de uno de los costos de producción de petróleo más bajos del mundo. El país también cuenta con uno de los fondos soberanos de riqueza más antiguos.

publicidad

Aun así, el colapso en los precios del crudo ha obligado a Kuwait a pensar lo inconcebible: imponer impuestos sobre los ingresos de las compañías.

El plan para imponer una tasa tributaria corporativa del 10% surge luego de la medida adoptada por todos los estados del Golfo para imponer un impuesto a las ventas del 5% durante 2018.

«El hecho de que Kuwait esté optando por la ruta de los impuestos para las empresas es una forma muy diferente de… generación de ingresos», dijo Monica Malik, economista principal del Abu Dhabi Commercial Bank.

Emiratos Árabes Unidos

Los EAU fueron el primer país del Golfo que se enfocó en los subsidios al combustible cuando introdujo la fijación de precios para el petróleo el verano pasado.

Robin Mills, director ejecutivo de la consultoría sobre el petróleo Qamar Energy, dijo que la decisión desencadenaba un efecto dominó. «Una vez un país siente que es capaz de dar el paso de eliminar los subsidios, como lo hicieron los EAU en este caso y eso parece salir bien, entonces otros países adquieren un poco de seguridad para seguir su ejemplo», dijo Mills.

Ahora, los seis países de la región han recortado los subsidios, han aumentado los precios en la bomba, al igual que el costo del agua y la energía.

Arabia Saudita

El miércoles, la agencia de calificaciones Moody’s, bajó de categoría su perspectiva para el sistema bancario saudí.

Hizo énfasis en la reducción de Arabia Saudita del 14% en los gastos públicos este año como un factor clave detrás de la medida.

El productor de petróleo más grande de la región ya ha introducido profundas reducciones a los gastos, ha reducido los subsidios e incluso ha recortado su programa de becas extranjeras.

Qatar

Se espera que Qatar opere su primer déficit presupuestario en 15 años en 2016. El hecho de que vaya a ser sede de la Copa del Mundo en 2022 ha acumulado un enorme fondo soberano de riqueza, así que se encuentra mejor protegido que algunos de sus vecinos.

Pero incluso Qatar ha tenido que hacer recortes. El gobernante del país, el jeque Tamim bin Hamad al-Thani, dijo, según una agencia estatal, que el gobierno ya no podía «proporcionarlo todo».

Ha aumentado los precios del petróleo en hasta un 35%, ha subido los precios del agua y la energía eléctrica y ha ordenado que las instituciones que son propiedad del estado reduzcan los gastos.

Según algunas personas, estos recortes también dieron lugar al cierre del canal de noticias Al Jazeera America.

Bahrein

Bahrein aumentó los precios del petróleo por primera vez en más de 30 años en enero, y redujo algunos subsidios a la energía. En octubre del año pasado, el gobierno también recortó los subsidios a la carne, lo cual dio lugar a que el precio de la carne de res y el pollo se duplicara.

El gobierno de Bahrein anunció un amplio programa de reformas anteriormente este año, y afirmó que el país necesita diversificarse y reducir los gastos.

Omán

Omán también ha subido el precio del combustible, y anunció un aumento al impuesto sobre la renta corporativo al 15% a partir del 12%.