CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Brasil

Brasil

Una frase lapidaria de Lula da Silva en 1988 se vuelve viral en Brasil

Por CNN Español

(CNN Español) — Una frase pronunciada por Luiz Inacio Lula da Silva en 1988, antes de ser presidente de Brasil, se ha vuelto viral en medio del escándalo por la investigación por corrupción en su contra y su nombramiento –y posterior suspensión– como ministro de Casa Civil del gobierno de Dilma Rousseff.

“En Brasil es así: cuando un pobre roba, va a la cárcel; cuando un rico roba, se convierte en ministro”, dijo Lula da Silva cuando ocupaba un escaño en el Congreso, hace 28 años, según consignó Folha en su edición del 16 de febrero de 1988.

Screen Shot 2016-03-17 at 9.43.38 AM

La segunda frase es la de Lula da Silva, en ese entonces congresista.

La Fiscalía de Sao Paulo ha presentado acusaciones formales contra Lula da Silva y ha pedido su detención preventiva por enriquecimiento ilícito, ocultación de patrimonio y falsificación de documentos, pero el exmandatario siempre ha declarado que es inocente.

“El expresidente Lula da Silva niega su participación en cualquier actividad ilegal relacionada con la investigación por la Operación Lava Jato o en cualquier otra”, publicó el Instituto Lula da Silva tras el allanamiento a la residencia del mandatario el pasado 4 de marzo cuando también fue detenido e interrogado.

“No era necesario el allanamiento; esto es un circo mediático”, dijo Lula en ese entonces.

Rousseff designó este miércoles a Lula da Silva como nuevo titular del Ministerio de la Presidencia, pero poco después de la ceremonia de este jueves en la que el exmandatario prestó juramento, un juez suspendió su nombramiento.

La frase ha cobrado relevancia últimamente porque, aunque no se ha demostrado que el exmandatario haya incurrido en ninguno de los delitos que se le acusan, su nombramiento como ministro ha causado indignación en la población brasileña. Miles de manifestantes se han lanzado a las calles para protestar contra el nombramiento “exprés” del expresidente Lula por considerarlo “obstrucción a la justicia”. Consideran que el cargo lo apartaría de la justicia federal pues de ser ratificado como ministro su investigación pasaría a manos del Tribunal Supremo y el proceso podría tomar años.

El Ministerio Público del estado de Sao Paulo ha solicitado prisión preventiva para Lula da Silva. Los fiscales Cássio Conserino, José Carlos Blat y Fernando Henrique Moraes de Araújo acusan acusan a Lula de ser el verdadero dueño de un apartamento de lujo ubicado en Guaruja, en la costa de Sao Paulo, que fue construido por la compañía OAS, una de las involucradas en el escándalo de corrupción de Petrobras.

Además, un audio dado a conocer este miércoles revela que la presidenta le envió los documentos de su nombramiento a Lula, por lo que los opositores afirman que esto es evidencia que prueba que ella se los envío para que él los tuviera a la mano si lo detenían.

Tras darse a conocer el audio, la presión ha aumentado sobre el gobierno de Rousseff: con gritos de “fuera Dilma” y con cacerolazos en varios puntos de Brasil, miles de manifestantes han tomado las calles para expresar su rechazo a la administración. De igual forma, este fin de semana en el país se presentaron marchas a favor de la mandataria y el expresidente.

La Cámara de Diputados de Brasil aprobó este jueves un comité especial que revisará la solicitud de juicio político a la presidenta Dilma Rousseff, reportó la estatal Agencia Brasil.