El llamado "Carnicero de Bosnia" enfrentaba 11 cargos de crímenes de guerra, entre ellos genocidio y crímenes contra la humanidad.

(CNN) - Radovan Karadzic, el exlíder de la extinta república Serbia en Bosnia, fue sentenciado este jueves a 40 años en prisión después de ser hallado culpable de genocidio y otros nueve cargos por crímenes de guerra y contra la humanidad.

Karadzic recibió "información constante" de que las fuerzas bosnias fijaban como objetivo a civiles en Sarajevo, dijo el juez que preside, O-Gwon Kwok, el jueves mientras daba a conocer el largo y complejo veredicto sobre 11 cargos de crímenes de guerra relacionados con el conflicto en Bosnia de 1992 a 1995.

El cargo de genocidio está relacionado con la masacre de jóvenes y niños musulmanes en Srebrenica en julio de 1995, y fue el peor asesinato en masa que Europa ha visto desde la Segunda Guerra Mundial.

Karadzic participó en una empresa criminal conjunta "para permanentemente remover a los musulmanes bosnios y a los croatas bosnios de los territorios de Bosnia y Herzegovina llamado el territorio serbo-bosnio", de acuerdo con el tribunal.

La masacre de Srebrenica se convirtió en un emblema para la disolución de Yugoslavia en seis países durante el sangriento y brutal conflicto de principios de 1990.

El llamado "Carnicero de Bosnia" enfrentaba 11 cargos de crímenes de guerra, entre ellos genocidio y crímenes contra la humanidad.

El tribunal es una corte ad hoc, ubicado en La Haya, en los Países Bajos, el cual fue establecido por las Naciones Unidas para perseguir crímenes graves cometidos durante los conflictos en la antigua Yugoslavia.

Entre 1992 y 1995, mientras era presidente de la llamada República Serbia de Bosnia-Herzegovina, hubo informes de que las tropas de Karadzic habían masacrado a cientos de miles de musulmanes y croatas durante una campaña de "limpieza étnica".

Radovan Karadzic: de psiquiatra al 'Carnicero de Bosnia'

El camino de Karadzic a La Haya ha sido un camino largo, marcado por giros extraños. Él se escondió en 1996 y no fue arrestado sino hasta 12 años después. Cuando apareció, estaba disfrazado en gran medida por una barba blanca, cabello largo y gafas.

Cuando encontraron a Karadzic, él se había dejado crecer una barba larga y llevaba puestos lentes para disfrazarse.

Funcionarios serbios revelaron que Karadzic se había estado escondiendo a plena vista: él trabajaba en una clínica en Belgrado, la capital de Serbia, bajo una identidad falsa de "curandero".

Fue extraditado a La Haya para enfrentar cargos donde se declaró no culpable. Inicialmente intentó representarse a sí mismo, lo que dio lugar a retrasos en su juicio pero eventualmente se le impuso un abogado.

El veredicto del jueves se produce más de un año después del fin de su juicio en 2014. El juicio de 500 días incluyó evidencia de 586 testigos y más de 11.000 pruebas.

El exjefe del ejército de Karadzic, Ratko Mladic, quien fue arrestado en 2012, también enfrenta cargos de genocidio y crímenes de guerra cometidos durante el conflicto. Se espera un juicio en 2017.