CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
EE.UU.

Gobernador de Georgia vetará polémico proyecto de ley de ‘libertad religiosa’

Por Ralph Ellis, Emanuella Grinberg

(CNN) — Bajo la creciente presión de las grandes corporaciones que hacen negocios en Georgia, el gobernador Nathan Deal anunció el lunes que vetará un proyecto de ley que los críticos dicen que habría reducido los derechos de la comunidad LGBT de Georgia.

El proyecto 575 de la Cámara le habría dado a las organizaciones basadas en la fe en Georgia la opción de negar ofrecer servicios y otorgar puestos de trabajo a homosexuales, lesbianas, bisexuales y transgenero. Los partidarios dijeron que la medida tenía por objeto proteger la libertad religiosa, mientas que los detractores lo han descrito como «anti-LGBT» y «atroz».

En declaraciones a los periodistas el lunes por la mañana, Deal, un republicano, dijo que él no creía que el proyecto de ley fuera necesario.

«No creo que tengamos que discriminar a nadie para proteger la comunidad basada en la fe en Georgia, de la cual mi familia y yo hemos sido parte todas nuestras vidas», dijo.

Añadió que no estaba reaccionando a la presión de la comunidad basada en la fe o respondiendo a la comunidad empresarial, la cual advirtió que Georgia podría perder empleos si él firmaba la ley.

Su decisión, dijo, giraba en torno «al carácter de nuestro estado y al carácter de nuestra gente. Georgia es un estado acogedor. Está lleno de gente cariñosa, amable y generosa. … Yo pienso hacer mi parte para mantenerlo así. Por esa razón vetaré la Ley de la Cámara 757».

publicidad

Un legislador de Georgia busca anular el veto

Un Legislador de Georgia que apoyaba el proyecto de ley, el senador estatal Mike Crane, llamó a una sesión extraordinaria para anular el veto de Deal, al afirmar que este es un ejemplo de cómo las corporaciones y los grupos de presión compran influencia.

«En lugar de ponerse de píe y proteger la Primera Enmienda, la clase política prefiere sacrificar esos derechos para que el dinero siga fluyendo», dijo.

No está claro si los partidarios tienen los votos para anular el veto.

Ambas cámaras de la Legislatura de Georgia predominantemente republicanas aprobaron el proyecto de ley hace unas pocas semanas. Otras versiones de la legislación no habían logrado ser aprobadas en años anteriores.

El presidente de la Cámara, Dennis Ralston, un republicano, dijo que la ley era «un compromiso de buena fe» que incluía «un claro lenguaje anti-discriminatorio».

«Es lamentable que los méritos de esta medida hayan sido ignorados en los días desde que fue aprobada por parte de los críticos que no se tomaron el tiempo para leer el proyecto de ley o entender las cuestiones legales involucradas», dijo.

Timothy Head, director ejecutivo de la Coalición Fe y Libertad, emitió un comunicado en el que defendía el proyecto de ley, y afirmaba que «simplemente protegía a los pastores, las iglesias y las organizaciones basadas en la fe de ser obligadas a violar sus creencias religiosas. … Estamos seguros de que a la larga prevaleceremos en proteger la libre expresión y la expresión religiosa de todos los residentes de Georgia».

La medida generó una gran reacción por parte de los principales participantes en las industrias de los negocios, la tecnología y el entretenimiento.

El director ejecutivo de Salesforce, Marc Benioff, dijo la compañía «no puede tener un programa en Geogia» si el proyecto de ley fuera convertido en ley. Disney dijo que dejaría de filmar en el estado y Unilever dijo que «reconsideraría la inversión» si la legislación fuera firmada. Coca-Cola se pronunció en contra del proyecto de ley, al igual que Home Depot y varias compañías de Fortune 500 con sede en Atlanta.

La NFL dijo que el proyecto de ley le costaría a Atlanta la oportunidad de organizar el Super Bowl. Time-Warner, la compañía matriz de CNN, también se opuso a la legislación.

Más de una docena de estados han aprobado leyes similares el año pasado.

La ley que se ha propuesto en Georgia habría asegurado que los pastores no pudieran ser obligados a formalizar matrimonios entre personas del mismo sexo. También habría permitido que las organizaciones basadas en la fe despidieran, se reusaran a contratar o se reusaran a prestarle servicios a alguien si hacerlo viola su fe.

Elogios y críticas para la decisión de Deal

Un hombre transgerero que vive en Decatur, Georgia, dijo que era «verdaderamente increíble» escuchar las razones de Deal para vetar el proyecto de ley.

«Quedó claro que él no solo escuchaba las opiniones de los electores, sino que realmente comprendía las historias personales que le fueron dadas a conocer», dijo James Parker Sheffield, de 36 años. «Como alguien que ha vivido en Georgia toda la vida esperaba el veto, pero nunca esperé el corazón que el gobernador puso en su declaración».

Grupos que trabajan para proteger los derechos de la comunidad LGBT elogiaron la decisión de Deal.

«Le damos gracias al gobernador Deal por hacer lo correcto», dijo Matt McTighe, director ejecutivo de Freedom for All Americans. «El gobernador entiende que si bien nuestra libertad de expresión es de fundamental importancia, esto no significa que exista la necesidad de tener exenciones dolorosas que puedan dar lugar a la discriminación».

Karen Slappey, vicaria de la Iglesia Luterana del Redentor en Midtown Atlanta, dijo que Deal lo sorprendió.

«¡Pensé que su discurso en la conferencia de prensa estuvo perfecto!», dijo en un correo electrónico dirigido a CNN. «Me encanta que haya discutido la posición histórica sobre la libertad de religión de los padres fundadores, y que Georgia estaba lleno de gente amorosa y acogedora».

En su declaración, Deal dijo lo siguiente:

«A la luz de nuestra historia, me parece irónico que hoy en día, algunas personas que son parte de la comunidad religiosa consideran que es necesario pedirle al gobierno que les confiera ciertos derechos y protecciones. Si de hecho nuestra libertad religiosa es conferida por Dios y no por un gobierno de hombres, deberíamos acatar la amonestación de ‘alejarnos’ de la Primera Enmienda a nuestra Constitución.

«Cuando los cuerpos legislativos intentan hacer lo contrario, las inclusiones y omisiones en sus estatutos puede dar lugar a la discriminación, aunque esta puede ser involuntaria. El riesgo es demasiado grande».

El comentario de Deal sobre la Primera Enmienda enfrentó críticas por parte de Bill Donohue de la Liga Católica en Washington.

«Este es un argumento sorprendente», dijo Donohue en una declaración. «Los mismos fundadores que reconocieron que nuestros derechos provienen de Dios, no del gobierno, insistieron en que era el trabajo del gobierno asegurar esos derechos. Si el gobernador Deal no puede entender la diferencia entre el origen de nuestros derechos inalienables y el deber de los funcionarios del gobierno por protegerlos, él debería tomar un curso de recuperación en civismo».

Bradley West, de 18 años, un estudiante en la Universidad Estatal de Kennesaw, dijo que él no pensaba que Deal en realidad quisiera vetar el proyecto de ley, pero cedió ante la presión de las corporaciones.

«Luego de que la NFL amenazara con nunca darle a Atlanta un Super Bowl, supe que el proyecto de ley nunca llegaría más allá del escritorio del gobernador Deal», dijo.

Demanda en Carolina del Norte

También el lunes, una demanda federal fue presentada en contra del gobernador de Carolina del Norte y otros funcionarios estatales por una nueva ley que impide que los individuos transgenero usen los baños públicos según su identidad de género e impide que las ciudades aprueben ordenanzas en contra de la discriminación a fin de proteger a las personas gay y transgenero.

Dos hombres transgenero, una lesbiana, la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles de Carolina del Norte y Equality North Carolina quieren que un juez declare que la ley estatal, el Proyecto de Ley 2 de la Cámara, es inconstitucional y una violación de las leyes federales que prohíben la discriminación por el sexo.

La demanda fue presentada el lunes en el Tribunal de Distrito de EE.UU. para el distrito medio de Carolina del Norte. Los acusados son el gobernador Pat McCrory, el fiscal general del estado Roy Cooper III, la Junta de Gobernadores de la Universidad de Carolina del Norte y el presidente de la junta W. Louis Bissette Jr. Dos de los demandantes son empleados del sistema universitario, y uno es un estudiante universitario.

Devon Sayers y Nick Valencia contribuyeron con este reporte.