CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

La isla de Margarita en Venezuela no escapa a la escasez

Por Osmary Hernández

(CNN Español) — Paradisiacas playas, hermosos paisajes y una gastronomía especial atraen cada año a miles de turistas a la isla de Margarita, ubicada en el estado Nueva Esparta, Venezuela, uno de los destinos favoritos de los venezolanos. Pero esta isla de ensueño que depende económicamente del turismo, no escapa a la crisis nacional.

Federico Ovaica, uno de los visitantes en Margarita, no duda al afirmar que este lugar debe tener “las playas más bonitas del mundo”. Pero el problema con el agua y la energía eléctrica ha empañado sus vacaciones.

“Hay problemas de agua pero como hay un horario pues toca adaptarse. Más o menos estamos pasándola bien”, dice un turista mientras toma el sol en la playa Parguito.

Ante las dificultades por la escasez de agua muchos hoteles han tomado medidas especiales como utilizar el agua del mar para llenar las piscinas.

Tal es el caso del Hotel Venetur, perteneciente al gobierno nacional, que tuvo que someter a tratamiento el agua marina para garantizar el funcionamiento de una de sus piscinas. Otros, simplemente no pueden llenar la piscina al máximo de su capacidad.

Ante las fallas del vital Líquido algunos hoteles ofrecen cubos o baldes para que los huéspedes puedan almacenar agua en las habitaciones.

El racionamiento eléctrico también se hace sentir al menos dos veces al día. Esta es una situación que muchos hoteles sortean mediante el uso de plantas eléctricas, pero es difícil sobrellevar el calor con los aires acondicionados apagados.

“En mi apartamento no paso tanto calor como acá y la humedad de los hoteles asombrosa, cuando te apagan el aire las alfombras sudan por la condensación de agua en las paredes, y es un hotel cinco estrellas. De verdad que ellos tratan de brindar un buen servicio” explica Gustavo Nava, turista venezolano.

Luca Manchinni, con 20 años en el negocio de los restaurantes, cuenta lo difícil que se le hace ofrecer un buen menú y servicio en momentos en los que la producción se ubica en un nivel muy bajo.

“Es un restaurante, nosotros necesitamos arroz, entre otros alimentos y resulta que hasta llegamos a tener problemas con, da vergüenza comentarlo, el papel higiénico. Nosotros entregamos papeleta por papeleta cliente por cliente de papel higiénico porque no tenemos suficiente”.

Durante la Semana Santa, una de las temporadas de mayor demanda turística en Margarita, los hoteles decidieron cancelar, en promedio, la mitad de sus reservaciones para atender mejor a los viajeros con los limitados recursos que tienen.

Así lo afirmó José Yapur, presidente del Consejo Nacional de Turismo, quien destaca que “todos los hoteles están reduciendo por lo menos la mitad de su inventario”.

Agrega que la estimación de ocupación de Semana Santa es de un promedio de 45 por ciento cuando en años anteriores “llegábamos hasta 80% y 85% de ocupación general en los hoteles”.

En contraste, para el gobernador del estado Nueva Esparta, Carlos Mata, Figueroa Margarita está en condiciones para recibir turistas.

“Mientras allá sigan hablando de que no vengan a Margarita, que no vengan porque problemas de agua … mire, está viniendo gente y no les está haciendo caso. Ya tenemos los datos de cuanta gente está haciendo reservaciones”.

Sin embargo, al preguntarle sobre qué porcentaje, el gobernador aseguró que en ese momento no podía decir esa cifra.

El mandatario regional reconoce algunas dificultades por lo que se comprometió a construir plantas desalinizadoras para solucionar de forma definitiva el problema del agua en la isla y reimpulsar el turismo.

El ejecutivo atribuye los problemas de agua y electricidad a la sequía derivada del Fenómeno el Niño, mientras que a los ojos de la oposición esta situación se genera por falta de planificación y mantenimiento.