CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

Recogen 2 millones de firmas para referendo contra adopción por parte de parejas gay

Por Sebastián Jiménez Valencia, Paula Bravo Medina

(CNN Español) — Una iniciativa de la senadora colombiana Viviane Morales busca que el Congreso avale la voluntad de los colombianos que creen que los niños deben tener un papá y una mamá y que se oponen a la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

En noviembre de 2015, en un histórico fallo, la Corte Constitucional colombiana dictó que ninguna persona homosexual podía ser excluida de un proceso de adopción, lo que les abrió la puerta para adoptar a menores que hubieran sido abandonados por sus padres y estuvieran al cuidado del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

La medida, celebrada por la comunidad LGBT en el país, fue condenada por algunos sectores como la iglesia y la bancada conservadora del Congreso. Viviane Morales lideró desde ese entonces una campaña llamada ‘Firme por papá y mamá’.

Más de 2 millones de personas firmaron la iniciativa que busca que el Congreso avale un referendo para que sea el pueblo colombiano quien decida si las las parejas del mismo sexo pueden adoptar o no. Este 29 de marzo Morales llevó ante la Registraduría las firmas que recolectó.

Según activistas de los derechos de los LGBT, como la organización Colombia Diversa, no es constitucional un referendo porque se está poniendo a la mayoría a elegir sobre un derecho de las minorías.

“La adopción no es un derecho fundamental ni un derecho de los adultos, si fuera así yo le podría exigir al Estado que me de un niño en adopción. El derecho que estamos defendiendo es el de los niños que deben tener una familia”, explica Morales.

Para Elizabeth Castillo, abogada y coordinadora del grupo de mamás lesbianas, se trata de una “iniciativa populista que no tiene fundamento jurídico ni soporte constitucional y se va a caer en las revisiones constitucionales”.

“Sí, adoptar no es derecho. Pero los homosexuales, como cualquier ciudadano, tenemos el derecho a formar familia. Bien sea teniendo hijos biológicos o adoptados. Ese derecho se estaría violando”, añade.

Según Morales, hay más de 45 senadores que apoyan el referendo y asegura que de ir a referendo la iniciativa pasaría. La senadora añade que no se trata de un argumento religioso, pero sí moral y político, aunque respaldado en estudios científicos.

“Los estudios en más de 13 países dicen que los hijos que crecen en hogares más estables son en los que hay hombre y mujer: tienen mejores resultados en la escuela, menos posibilidad de caer en el alcoholismo, en drogadicción, menos riesgo de embarazos adolescentes y delincuencia juvenil”, afirma.

“Claro, también hay otros estudios que pueden explorar otras posiciones, pero el Estado no se puede poner a jugar ni a hacer experimentos sociales donde los conejillos de indias son los niños más vulnerables”.

Castillo afirma que están seguros que la iniciativa no va a tener futuro. Pero sí está de acuerdo con la senadora en un punto: los niños criados por parejas monoparentales son distintos.

“Los estudios señalan que son distintos: más respetuosos con la diferencia, menos tolerantes con la discriminación, criados en situaciones más favorables que en hogares heterosexuales”, dice.

“Con la iniciativa quieren limitar los derechos de la población homosexual. Nosotros ya podemos adoptar, podemos constituir familia. Si llegara a ser tramitada en Congreso, la Corte Constitucional no va a acoger la iniciativa porque va en contradicción de todos sus postulados de diversidad sexual”.

El proceso del referendo apenas comienza: si la Registraduría acepta las firmas, la iniciativa irá al Congreso donde deberá ser aprobado en dos debates en cada cámara. De ser así pasa a la Corte Constitucional para aprobar y se convoca al referendo. Si todo eso ocurre, los colombianos tendrán la última palabra.