CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Los lugares donde autoridades de EE.UU. recurren a polémica ley para desbloquear teléfonos

Por Jose Pagliery

NUEVA YORK (CNNMoney) — Los agentes federales están usando silenciosamente una ley de 1789 llamada All Writs Act para intentar forzar a Apple y a Google para que desbloqueen los teléfonos al menos en 20 estados.

El miércoles, la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) publicó los resultados de un estudio que llevó a cabo mediante la investigación de los registros de la corte federal, muchos de ellos sellados para mantenerlos en secreto.

El grupo a favor de la privacidad descubrió 63 casos en los que las agencias federales de la aplicación de la ley están tratando de obligar a las empresas para que les ayuden a entrar en los teléfonos de los sospechosos acogiéndose a la ley All Writs Act. La ley de 227 años de antigüedad faculta a los jueces para llenar los vacíos de otras leyes más explícitas.

La ACLU publicó un mapa interactivo que detalla los casos.

«Creemos que esto es importante porque muestra cuán generalizados son los intentos del gobierno para lograr que las firmas tecnológicas eludan la seguridad de los teléfonos… y lo están haciendo principalmente en casos que no son de terrorismo», dijo Josh Bell, un portavoz de la ACLU.

El uso que el gobierno hace de la ley All Writs Act ha quedado bajo fuego luego de que Apple se defendió en un caso relacionado con el iPhone del terrorista muerto de San Bernardino. Apple argumentó que el FBI no podía obligarlo a escribir un código que le pudiera permitir al FBI entrar dentro de un iPhone. (El FBI abandonó el caso luego de idear una manera de ingresar en el teléfono sin la ayuda de Apple).

CNNMoney revisó algunos de los casos descubiertos por la ACLU. Muchos de los casos que destacó están cerrados.

En un caso de California el año pasado, un juez magistrado federal aprobó la solicitud de un agente del FBI para que Google le entregara la contraseña de dos teléfonos Android de una persona que se sospechaba que era distribuidor de metanfetamina.

En 2014, unos agentes del FBI consiguieron una aprobación similar cuando investigaban un negocio ilegal de juegos de azar que operaba desde dentro de tres chalets en el hotel Caesar’s Palace en Las Vegas. Los agentes incautaron varios iPhones e iPads, y un juez federal dictaminó que Apple debía «prestar asistencia técnica razonable… para desbloquear la clave de acceso de protección y… extraer datos de los dispositivos». Apple les dijo que le llevaría nueve meses.

Luego está el caso de 2014 en el que un juez federal de Florida dictaminó que la ley «All Writs Act fue aplicada correctamente» en el caso de una pareja que coaccionó a una niña de 15 años para ser una prostituta en Backpage.com. Los agentes no habrían sido capaces de buscar los contenidos incriminatorios del iPad del sospechoso «sin la ayuda de Apple», escribió el juez de distrito de Estados Unidos, Kenneth A. Marra.

La ACLU recibió información sobre la existencia de estos casos cuando los fiscales federales, en un caso del desbloqueo de un teléfono en Brooklyn, revelaron que el Departamento de Justicia ya había obtenido 70 órdenes similares usando la ley All Writs Act.

«El FBI quiere que tú pienses que utilizará la ley All Writs Act únicamente en casos extraordinarios para obligar a las empresas de tecnología a que ayuden en el desbloqueo de teléfonos. Resulta que este tipo de órdenes en realidad han llegado a ser bastante normales», escribió Eliza Sweren-Becker, abogada de la ACLU, en la publicación de un blog el miércoles.

En un comunicado, el portavoz del Departamento de Justicia, Peter Carr, dijo que «el hecho de que la policía federal haga uso de un proceso judicial para obtener pruebas fundamentales en investigaciones criminales no debería ser sorprendente ni de interés periodístico». Él se refirió a varios casos anteriores en los que Apple ayudó a obtener códigos de acceso para iPhones a fin de resolver crímenes relacionados con la violación de niños, el tráfico de drogas narcóticas y pornografía infantil.

Google le dijo a CNNMoney que habitualmente cumple con la aplicación de la ley.

La portavoz de la compañía, Nina Tyler, dijo que Google «nunca ha recibido una orden de la ley All Writs Act como la que Apple recientemente combatió y que exija que construyamos nuevas herramientas que comprometan activamente la seguridad de nuestros productos». Ella aseguró que la empresa pelearía contra eso en la corte.

El director del FBI, James Comey, ha defendido el uso de la ley All Writs Act en el pasado al decir que no es anticuada y que sirve como una herramienta útil para resolver crímenes.

El uso de la All Writs Act para obligar a las empresas a ayudar a los investigadores es una maniobra difícil, porque la ley no es concluyente. Los críticos dicen que a los cuerpos policiales no se les debería permitir usar esta ley para reclamar una autoridad tan amplia.

En febrero, el juez magistrado federal, James Orenstein, criticó este uso de la ley All Writs Act en un caso relacionado con el iPhone que pertenecía a un traficante de drogas en Brooklyn. El juez dijo que la policía trató de usar inadecuadamente poderes que no le han sido otorgados por el Congreso.

El representante estadounidense, Ted Lieu, un demócrata de California, le ha pedido al FBI que deje de hacer esto.

«Permitan que el Congreso, las partes interesadas y el pueblo estadounidense debata y resuelva estos difíciles problemas, no los jueces no electos en base a interpretaciones contradictorias de una ley aprobada 87 años antes de que Alexander Graham Bell inventara el teléfono», dijo en febrero.