CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Redes sociales

Las 10 mejores bromas del Día de los Inocentes de la historia

Por Todd Leopold

(CNN) — El Día de los Inocentes no es lo que solía ser.

El viernes, Google anunciará algo así como Google Googley Eyes, una rama de Google Glass que te permite ver a todo el mundo como un personaje de una tira cómica (acompañado de globos de diálogo Comic Sans). Una cadena de comida rápida combinará una rosquilla, un croissant y un Chevrolet Camaro 1986 y lo llamará el “IROC ‘n’ Roll”.

Todos se ríen mucho, internet llena de bromas todas las galerías de fotos… y nadie será engañado.

Oh, aquellos días en que los engaños y bromas del Día de los Inocentes podrían hacer que se hicieran filas afuera de las tiendas de licores o hacer que las personas olieran sus televisores o saturaran las líneas telefónicas con quejas al Servicio Nacional de Parques.

Ahora todos somos más inteligentes, ¿cierto?

¿O no es así?

Bueno, para que te prepares para el Día de los Inocentes, aquí encontrarás las 10 mejores bromas del Día de los Inocentes de la historia. Después de todo, si estás advertido estarás preparado con anticipación. O, como Abraham Lincoln alguna vez dijo: “No creas todo lo que lees en Internet”.

  1. La pasta crece en árboles

El 1 de abril de 1957, el programa de televisión “Panorama” de BBC presentó un segmento sobre la cosecha de espaguetis de Suiza, la cual disfrutaba un “año extraordinario” debido al clima templado y a la eliminación del gorgojo de los espaguetis. Muchos británicos crédulos fueron engañados, ¿y por qué no?   La historia salió en la televisión —un invento relativamente nuevo— y la tía BBC nunca mentiría, ¿verdad?

La historia fue clasificada como la broma del Día de los Inocentes No. 1 por el sitio web del Museum of Hoaxes... una excelente fuente de todas las cosas tontas.

  1. El lanzador más rápido de todos los tiempos

George Plimpton, un escritor siempre irónico, inventó el cuento del lanzador de los Mets, Siddhartha “Sidd” Finch, para Sports Illustrated. La historia sobre Finch, quien podría lanzar a 270 kilómetros por hora, salió en la edición de la revista del 1 de abril de 1985, y ​​los lectores con vista de águila entendieron de inmediato: las primeras letras de las palabras del título secundario de la historia decía “feliz Día de los Inocentes”. Pero otros se preguntaron si los Mets habían agregado a otro súper lanzador a su personal de primera clase.

Plimpton posteriormente convirtió la historia en una novela.

  1. Redefinición del pi

El pi es muy desafiante. ¿Cómo puede alguien trabajar con un número irracional que sigue, sigue y sigue?   Al parecer, los legisladores de Alabama pensaban así, aprobando una ley en 1998 que redefinió el 3,14159… a simplemente, 3. Aunque la noticia fue una broma que hizo un hombre llamado Mark Boslough, se difundió ampliamente y se creyó. No es de extrañar que: en 1897, la Legislatura de Indiana intentó aprobar una ley estableciendo el pi como 3,2 (entre otros números).

  1. Papel higiénico para zurdos

¿Por qué deberían los diestros estar más cerca de la limpieza?   En el 2015, Cottonelle tuiteó que estaba introduciendo el papel higiénico zurdo para todos los zurdos.

Pocas personas podrían haber sido engañadas por Cottonelle, pero ese no fue el caso en 1973, cuando Johnny Carson esbozó una broma sobre una escasez de papel higiénico. Los preocupados estadounidenses inmediatamente se abastecieron. Bueno, nunca puedes estar demasiado seguro.

  1. El Taco Bell de la libertad

En esta broma ahora clásica de 1996, Taco Bell sacó anuncios en los periódicos diciendo que había comprado la Campana de la Libertad, “en un esfuerzo por ayudar a la deuda nacional”. Incluso algunos senadores, fueron engañados y el Servicio Nacional de Parques incluso llevó a cabo una rueda de prensa para desmentir la noticia. Al mediodía, la cadena de comida rápida admitió la broma, junto con la donación de 50.000 dólares para el cuidado de la campana. Por supuesto, el valor de la broma no tenía precio.

  1. El Big Ben se torna digital

Los británicos son maestros de las bromas del Día de los Inocentes, y en 1980, el servicio extranjero de la BBC dijo que el legendario reloj estaría siendo actualizado. La broma no salió bien, y la BBC se disculpó. Sin embargo, eso no ha impedido que aparezca de nuevo en la era digital.

  1. ¿Televisión a color? Prueba el nailon  

En otras bromas relacionadas con la televisión, en 1962, la red nacional de Suecia le pidió a un experto técnico que le dijera al público que sus transmisiones en blanco y negro podrían volverse a color simplemente al ver a través de medias de nailon. Muchos suecos fueron engañados por la broma. Sin embargo, se desconoce la veracidad del rumor de que algunos se han vengado al quemar una cabra gigante todos los años.

  1. Adiós, Aguja Espacial

En 1989, un programa cómico de Seattle salió al aire y dijo que la Aguja Espacial de la ciudad del espacio se había caído. Incluso tenía fotos. La noticia era una broma, por supuesto, pero eso no sirvió de mucho consuelo para las 700 personas en pánico alarmadas por la historia. Salta a la marca de 2:25 en el video:

  1. Google Gulp

A Google le encanta el Día de los Inocentes, al punto que crea doodles. En el 2005, la compañía dijo que se estaba diversificando con una nueva bebida: Google Gulp. Sería de gran ayuda “para lograr la máxima optimización de tu próximamente agradecida corteza cerebral”. ¡Además, es baja en carbohidratos!

Añádelo a los productos falsos de Google, como Google Romance, Gmail Paper y Google Voice para mascotas.  Pero no Gmail en sí: eso fue real.

  1. No bebas y practiques surf

En 1994, PC Magazine publicó una columna sobre un proyecto de ley en el Congreso que prohibiría el uso de Internet en estado de ebriedad. A pesar del nombre de la persona de contacto, Lirpa Sloof (“su nombre escrito al revés lo dice todo”, concluyó la columna), mucha gente se tomó en serio la historia.

En retrospectiva, sin embargo, tal vez el proyecto de ley —falso o no— no era tan mala idea.