CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

China es el país que más personas ejecuta al año

Por James Griffiths

Hong Kong (CNN) — El país que más ejecuciones realiza en el mundo mató a “miles” de personas el año pasado, según cálculos del grupo de derechos humanos Amnistía Internacional.

En su informe anual más reciente sobre la pena de muerte en el mundo, Amnistía registró un “aumento alarmante” en las ejecuciones: el año pasado fueron ejecutados al menos 1.634 personas, un incremento de más de 50% respecto del año anterior.

Pero esa cifra no incluye a China, un país que sigue siendo considerado, por un amplio márgen, el que más ejecuciones lleva a cabo en el mundo.

Falta de transparencia

Aunque Amnistía no publica cifras sobre China debido a preocupaciones por cómo el gobierno ha usado sus cifras en el pasado — las cuales el grupo de derechos dijo, eran mucho más bajas que la realidad— el informe indicó que “la información disponible muestra que miles de personas son ejecutadas y condenadas a la muerte en China cada año”.

Death Penalty Worldwide, un grupo de investigación y defensa de la Facultad de Derecho de Cornell, calcula que hubo al menos 2.400 ejecuciones en China en 2014, o una ejecución por cada 562.500 personas.

“Todavía es muy opaco”, dijo a CNN William Nee, el investigador de Amnistía sobre China.

Esta falta de transparencia es confusa, dijo Nee, debido a la justificación más común que se da para la pena de muerte.

“Una de las paradojas sobre la pena de muerte en China es que si se tiene la intención de que sea un elemento disuasivo, pensarías que todas las condenas a muerte deben ser hechas públicas”.

Por el contrario, los medios de comunicación estatales y otras coberturas de ejecuciones en realidad ha disminuido, según Nee.

Progreso lento

Mientras que el número de ejecuciones se ha mantenido alto, ha ocurrido una reforma gradual, ya que el número de delitos capitales se redujo por 13 en 2011, y por nueve más el año pasado.

Sin embargo, varios de los delitos que fueron eliminados de la lista, entre ellos el contrabando de materiales nucleares, o “inventar rumores para confundir a otros durante el tiempo de guerra”, rara vez fueron procesados.

“En la práctica no existe realmente una diferencia tan grande”, dijo Nee. “Sin embargo, sí demuestra una determinación por parte del gobierno para reducir poco a poco el uso de la pena de muerte”.

China también anunció a finales de 2014 que eliminaría gradualmente la extracción de órganos de presos ejecutados.

ejecuciones en china grafico en espanol

Cambio en la opinión pública

Huugjilt, de 18 años de edad, fue ejecutado por un delito que Zhao Zhihong (al centro) más adelante confesó haber cometido.

Una serie de prominentes condenas y ejecuciones erróneas también han provocado una mayor oposición y críticas hacia la pena de muerte en China.

En febrero, 27 funcionarios fueron sancionados por la ejecución injusta de un adolescente de Mongolia Interior.

En 1996, Huugjilt, de 18 años de edad, fue condenado por la violación y asesinato de una mujer y fue ejecutado en cuestión de meses. Nueve años más tarde, el violador y asesino convicto en serie, Zhao Zhihong, confesó el crimen, lo que provocó una revisión del caso y la cobertura intensa por parte de los medios de comunicación.

El tribunal superior de Mongolia Interior anuló la condena de Huugjilt en diciembre de 2014 y le dio a sus padres 2 millones de yuanes (320.000 dólares) en compensación por la ejecución injusta de su hijo.

“Aprendimos una lección devastadora en este caso; lo lamentamos”, dijo Zhao Jianping, el presidente delegado del tribunal, cuando anuló el veredicto.

Pena capital: ¿aberración inhumana o un disuasorio necesario?

Si bien es “imposible tener un movimiento público generalizado” en contra de la pena de muerte en China debido a la forma en la que el gobierno controla la libre expresión, Nee dijo que ha habido un cambio general en las actitudes en contra de la pena de muerte.

Sin embargo, él advirtió que si no se da a conocer información a fondo, cualquier progreso es difícil de medir.

Él mencionó las estadísticas de contaminación como un elemento que era considerado un secreto estatal hace no mucho tiempo y ahora se da a conocer públicamente.

“El gobierno chino debería dejar en claro la verdad sobre la pena de muerte en China”.