(CNN Español) - No podía ser un partido tranquilo: en la victoria 2-0 del Atlético de Madrid hubo muchos roces, en especial el protagonizado por dos uruguayos: Luis Suárez y Diego Godín.

Luis Suárez, siempre polémico, volvió a protagonizar una acción muy criticada cuando saltó a rematar con la cabeza y de paso lanzó su brazo hacia la cara de Godín, quien recibió un codazo en el ojo derecho.

Se jugaba el minuto 70 y el Barça  buscaba con desespero un gol.

Godín le mostró al árbitro su ojo, cada vez más hinchado y amoratado. pero Suárez solo recibió tarjeta amarilla por la violenta entrada.

Suárez, recordado por morder al italiano Chiellini en el Mundial de 2014, ya había dado muestras de juego agresivo en el partido de ida en Barcelona contra el Atlético: en ese encuentro pateó a Juanfran y luego le dio un manotazo a Filipe Luis. No fue expulsado, tampoco