CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

Conoce a las esposas adolescentes de China

Por Katie Hunt

(CNN) — Jie, de trece años y recién casada, mira su foto de boda enmarcada en blanco. Al lado, de manera incongruente, hay pegatinas de la película «Cars» de Pixar.

Jie se casó con su esposo de 16 años tres días después de que se conocieron durante el Año Nuevo Lunar en 2014. Poco tiempo después quedó embarazada.

Se escucha como una escena del pasado feudal de China, cuando el matrimonio precoz era costumbre, especialmente para las chicas, pero las novias y novios adolescentes no son raros en algunas zonas pobres y rurales del interior del país.

Las razones son complejas… como las presiones económicas, las actitudes sociales cambiantes y las variaciones en la dinámica de la población que reactivan una práctica que los líderes de la China comunista habían esperado erradicar.

La fotógrafa Muyi Xiao conoció a Jie y a su esposo, Wen, en la provincia sudoccidental de Yunnan en 2014.

Jie era la más joven de un número de jóvenes chinos recién casados que ella perfiló en una tierna y fascinante serie de imágenes que ayudó a Xiao, de 24 años de edad, a ganar una prestigiosa beca de fotografía de la Fundación Magnum.

publicidad

«Todas las chicas que vi en estos pueblos se casaron antes de cumplir los 18 años y algunas de ellas eran sumamente jóvenes», dice Xiao.

«Es algo que creen que es normal hacer… viene de los profesores, de los padres, de los niños».

Jie no quería quedar embarazada tan pronto después de casarse pero no sabía nada sobre la planificación familiar.

Xiao, quien viajó por la región durante 18 días, dijo que los matrimonios no parecían ser el resultado de la presión de los padres ni una respuesta exabrupta frente a un embarazo inesperado.

«No vi ningún matrimonio forzado. Los chicos son felices, dicen que se enamoraron».

Ella dijo que las adolescentes que retrató no se sintieron cómodas dando su nombre completo.

¿Sin castigo?

En China, la edad legal para el matrimonio es de 22 años para los hombres y 20 para las mujeres, pero no hay castigo específico por infringir la ley, según Jiang Quanbao, profesor de la Universidad Xi’an Jiaotong.

Él dice que en las zonas rurales muchos reconocen un matrimonio siempre que una pareja celebre una ceremonia y un banquete; el registro oficial se realizará cuando la pareja cumpla la edad legal.

Por definición, él dice que es difícil saber qué tan generalizado está el matrimonio precoz. Las cifras oficiales sugieren que la edad promedio del matrimonio está aumentando… 26 para los hombres y 24 para las mujeres.

Sin embargo los relatos de amor juvenil han estado haciendo sonar las alarmas.

En febrero, las imágenes de una boda celebrada para dos chicos de 16 años se volvió viral en las redes sociales y recibió una amplia cobertura en los medios del estado mientras se desencadenaba el debate sobre si ellos, en realidad, podrían estar enamorados.

La pareja le dijo a un periódico local que ellos tenían todo el apoyo de parte de sus familias, quienes pagaron por el banquete.

‘Ramas desnudas’

Muchos padres en el área rural están ansiosos porque sus hijos se casen antes de que se vayan a trabajar a las ciudades industriales –un destino común para muchos– y esto es especialmente cierto para los hijos que pueden pasar apuros para encontrar pareja, dice Jiang, el profesor.

La política de un solo hijo y una preferencia tradicional por los varones ha causado un gran desequilibro de género en la campiña china… las últimas cifras sugieren que hay 33,6 millones de hombres más que mujeres en China.

A estos hombres a menudo se les describe como «ramas desnudas».

«En algunas zona pobres, casarse pronto es como una garantía para que puedan evitar ser solteros para siempre», dijo Jiang.

Xiao culpa a la carencia de educación sexual y a que muchos niños en los pueblos crecen sin la supervisión de uno o de ambos padres… parte de la generación de «abandonados» de China cuyos padres se fueron a trabajar a ciudades industriales y ciudades más ricas.

«Ellos ven una gran cantidad de dramas románticos pero no reciben mucha educación sexual. Nadie les dijo que tener relaciones sexuales no es lo correcto».

Pero las cálidas imágenes de Xiao no juzgan. Muestran parejas que, por el momento al menos, parece que están muy enamoradas.