Máxima Acuña, ganadora del premio Goldman 2016. (Crédito: Goldman Prize)

(CNNEspañol) - Una campesina de la sierra norte de Perú fue galardonada con el Premio Goldman de medio ambiente, un reconocimiento a la lucha que ha llevado contra las grandes corporaciones mineras que la han privado de su derecho a vivir en paz.

Se trata de Máxima Acuña, una campesina cuya lucha por defender su tierra ha llegado hasta los altos tribunales en Perú, y quien fue reconocida por “sus esfuerzos sostenidos y significativos para proteger y mejorar el medio ambiente natural, a menudo con gran riesgo personal”, según dice la página del Premio Goldman.

Casi dos décadas después de que Máxima y su esposo compraran una tierra en el sector de Tragadero Grande en el departamento de Cajamarca, al norte de Perú, una multinacional tocó a su puerta exigiéndole que dejaran su propiedad, pues el lugar iba a ser sometido a explotación minera.

“Cuando Acuña se negó, fue sometida a la brutalidad de la minera. Llegaron fuerzas armadas a destruir su hogar y pertenencias, y la golpearon a ella y a una de sus hijas hasta dejarlas inconscientes”, según dice un perfil de la campesina en la página del Premio Goldman.

Después de eso la mujer fue acusada por una corte de esa provincia de ocupar ilegalmente el terreno (que era suyo) y fue condenada a tres años de prisión y a pagar una multa de casi 2.000 dólares, "una suma enorme para una agricultora de subsistencia en el Perú”, dice la web del Premio Goldman.

Acuña vivía de sembrar papas y otros cultivos, tenía vacas y a menudo salía al pueblo a vender los productos que cosechaba en las mismas tierras que el Proyecto minero Conga quería para almacenar residuos producto de la explotación, lo que afectaría un la Laguna Azul y los páramos de Cajamarca conocidos por su diversidad biológica.

En 2014 una corte falló a favor de Acuña: su condena fue anulada y una corte detuvo su desalojo. Viviendo en su tierra, Acuña tiene que enfrentar amenazas y hostigamiento por parte la minera y sus fuerzas de seguridad privada y militarizada, según señala el Premio Goldman.

"Las compañías mineras han construido un cerco alrededor del terreno de Acuña, restringiendo su capacidad de desplazarse libremente en la región. Han destruido sus cultivos de papa, y mantienen una estrecha vigilancia sobre su propiedad para impedir que ella siembre más".

El proyecto Conga hasta el momento no ha podido seguir con su desarrollo y la comunidad se ha solidarizado con Acuña en la lucha por  proteger los páramos de esa región norte en Perú.

El premio le fue entregado a esta campesina el pasado 17 de abril y con este galardón recibirá 175.000 dólares para apoyar su proyecto. 

Junto a los otros cinco ganadores, Acuña permanecerá 10 días de gira en Estados Unidos atendiendo a la prensa y dando conferencias sobre el cuidado del medio ambiente.

Puerto Rico

Otro de los galardonados de la región es el puertorriqueño Luis Jorge Rivera Herrera, quien fue reconocido por liderar una campaña para establecer una reserva natural en el Corredor Ecológico de Puerto Rico, una zona en la que se anida la tortuga baula, especie que está en vía de extinción.

Este premio es entregado a seis "héroes ambientales", como su página lo explica, en las seis regiones continentales habitadas: África, Asia, Europa, Islas y Isleñas, América del Norte y América del Sur y Central.