(CNN) – Los neoyorquinos no van a estar muy contentos.

Los edificios más famosos de la metrópoli –el Chrysler, el Guggenheim Museum– fueron trasladados a algunos de los paisajes más desérticos del mundo.

Por fortuna, es todo un montaje fotográfico, en vez de un secuestro masivo de la arquitectura de Nueva York.

El diseñador estadounidense Anton Repponen comenzó el proyecto en septiembre. Quería sacar los edificios icónicos del caos de Nueva York, para que así fuesen realmente apreciados.

“Algunas veces edificios increíbles se pierden entre tanto ruido. Desaparecen detrás de los autos en las calles o de la cafetería de la esquina. Quería mostrarlos tal como el arquitecto lo había previsto”.

Para completar la serie de 11 imágenes, Repponen pasó horas fotografiando el mismo edificio.

“En cada imagen, el edificio está compuesto en realidad de varias tomas. Por ejemplo, con el Breuer Building, la esquina izquierda, es una foto que tomé un día, la esquina derecha es otra toma de otro día. Reuní estas diferentes imágenes y dibujé sobre ellas para pulir las sombras y las líneas”.

Luego coloca el resultado final en paisajes vacíos, tal como volcanes y desiertos, de lugares a los que ha viajado como Perú, Brasil y Hawai.